Rosario Central
Viernes 16 de Diciembre de 2016

Una caravana que mereció otro final

Una multitud de hinchas respaldó a Central, pero otra vez el festejo quedó atragantado.

Fue otra muestra de apoyo conmovedora del pueblo auriazul hacia la camiseta que lleva en el corazón. Una multitud de simpatizantes canallas ocupó cada centímetro del espacio asignado en el Kempes y desató un verdadero carnaval desde que el sol estaba a pleno, hasta que la luna fue la reina de la noche. Más de 25 mil almas guerreras dieron rienda suelta a la ilusión y bancaron a corazón abierto al equipo del Chacho Coudet. Una fiesta alucinante. Claro que el final los encontró masticando bronca por la volcánica final que se les escapó a los de Arroyito. Desde temprano una caravana impresionante copó la autopista Rosario-Córdoba, en lo que fue un verdadero río de pasión azul y amarillo sobre el asfalto rumbo a la Docta.

   En horas del mediodía las calles céntricas de la capital mediterránea estuvieron invadidas de camisetas con los nombres de Ruben, Teo y Lo Celso, entre otros. Claro que el público millonario también aportó al color de la final de la Copa Argentina.

   Por la tarde varios canallas se dirigieron a las plazas o hacia algún arroyito cercano al estadio para compartir un asado y calmar la ansiedad en las horas previas al partido. Y desde las 18, hora de apertura de las puertas, el ingreso de los hinchas fue incesante, hasta colmar cada butaca de la platea y cada escalón de la popular asignada a Central. La otra mitad del Kempes también estuvo repleta de fanáticos del equipo millonario.

   Pero otra vez la victoria le dio la espalda a Central cuando en varios pasajes lo tuvo para ganar. Los hinchas igual estuvieron a la altura, aunque se fueron martirizados del Kempes con un destino que parece ensañado con ellos.

Comentarios