Central
Miércoles 07 de Junio de 2017

Un premio al sacrificio

Por la huella del Loncho. Nahuel Gómez reconoció el gran esfuerzo de su madre para que él jugara.

En el mundo de las inferiores siempre aparecen chicos que para cumplir el sueño de llegar a primera la tienen que remar. El camino para cumplir el sueño no está exento de contratiempos. Justamente Nahuel Gómez es uno de ellos. El lateral derecho de la reserva de Central, quien el próximo 23 de agosto cumplirá 21 años, tuvo muchos días de incertidumbre. Porque no sabía si, tras 13 años en el club, iba a tener la oportunidad de firmar su primer contrato como profesional. Pero hace unos días le llegó el telegrama y todo por lo que luchó durante este tiempo tuvo su recompensa. "Estoy muy contento. Más que nada por mi mamá. Mi familia para que yo viva este momento se tuvo que privar de muchas cosas. Y eso lo voy a valorar toda la vida. Mi vieja siempre trabajó en una empresa de limpieza. Y cuando empecé a practicar ella salía a las 7 de la mañana y volvía a las 11 de la noche. Ella fue la que hizo todo el sacrificio. Yo solo jugaba a la pelota. Para ir a entrenar, entre ida y vuelta, teníamos 3 horas de viaje, ya que siempre nos manejamos en colectivo. Recuerdo que mi mamá juntaba peso por peso para que siempre pudiera tener botines. Yo soy muy tímido y nunca le pedí nada a nadie. Así que todo salía del bolsillo de ella. Por supuesto que el primer dinero que cobre va a ser para mi vieja", dijo visiblemente emocionado y con la voz entrecortada.

Su primer nombre es Angel, pero a él le gusta que lo llamen Nahuel. "Soy del barrio Paladini de Villa Gobernador Gálvez. Empecé a jugar de chiquito en el club de mi barrio, que se llama Defensores de Belgrano. Mi primer técnico se llamaba Ramón y siempre me llevaba a jugar con una categoría más grande (1995). Al principio en el baby jugaba de 5".

Estampó su firma como jugador de Central un 7 de abril de 2004, cuando tenía 7 años. "Vine a probarme con Jonatan, un amigo que vivía cerca de casa. Cuando me ficharon estaban como entrenadores Ariel Santoro y Juan Rossi. También lo tuve a Ricardo Witte y Hernán Quintero, entre otros".

El camino de un pibe de inferiores para llegar a ser profesional tiene más espinas que rosas. Nahuel tuvo que hacer desde 9ª división de AFA casi 100 viajes y recorrer más de 50.000 kilómetros para cumplir con su meta. "Tengo grandes recuerdos de las inferiores, ya que con la categoría 1996 fuimos campeones dos veces: en 9ª con Alejandro Rubinich en 2010 y en 6ª con Leo Fernández en 2013. Por suerte, de esa categoría están llegando varios jugadores como Alfani, Mansilla, Migone y el Tiki Banega. Hago uno o dos goles por año pero me tocó convertir en partidos importantes. En la semifinal en 9ª ante Boca, que ganamos por penales, y en el partido que salimos campeones en 6ª en Casa Amarilla contra Boca. Ganamos 2 a 1 y marqué el gol de la victoria de cabeza. Fue muy emocionante", dijo.

Siguiendo con las anécdotas de inferiores recordó que "hubo un partido contra Almagro en 9ª que ganamos 7 a 0 de visitante y marqué 3 goles. Cuando lo cuento ahora nadie me cree. Pero ese día jugué de 8 y la verdad es que me salieron todas".

Ante la consulta sobre a quiénes elegiría para armar un equipo de fútbol 5 para ir a jugar un picado respondió "Lo llevo a Juan Bach (arquero campeón en 6ª), Marcos Martinich y yo abajo, Mansilla en el medio y Franco Pedraza. Y de DT lo meto a Leo Fernández, porque si no lo nombro el próximo partido no me pone (risas). Leo me ayuda día a día a no volverme loco y a estar tranquilo. Es un buen técnico pero más que nada nos ayuda a todos como persona".

Nahuel, que es fanático de Central y de los más picantes en los festejos, recordó la primera vez que fue al Gigante. "Fui por primera vez a la cancha cuando tenía 10 años en 2006 contra Independiente. Era mi cumpleaños y mi mamá trabajaba de limpieza en una empresa de alarmas. El jefe era muy hincha de Central y mi vieja le pidió una entrada para llevarme. Y este señor además me hizo entrar a la cancha y me pude colar en la foto del equipo de primera que estaban el Chacho Coudet, el Kily González y Wanchope".

Además recordó su pasado como alcanzapelotas. "Estuve varias veces pero el partido que más recuerdo fue cuando le ganamos 3 a 2 a Defensa y Justicia en la B Nacional. Perdíamos 2 a 1 y habían expulsado a Medina".

Finalmente se definió como jugador. "Soy un lateral con mucha proyección. Mis modelos son Dani Alves, Zanetti, el Loncho Ferrari y el Tucu Salazar. Quizás me falta mejorar los centros en la terminación de la jugada, pero eso lo voy trabajando todos los días".

"Se merece lo que está viviendo"

Es un jugador que ha crecido mucho los últimos dos años. Está muy maduro y sabe lo que quiere. Corrigió muchas cosas en la faz defensiva. Está físicamente en un momento óptimo y tiene muy buen recorrido por las bandas. Está teniendo buenas terminaciones en las jugadas algo que mejoró en los últimos tiempos. Es un lateral muy completo y además tiene buen juego aéreo. Como persona es un pibe excelente. Este momento es fruto de muchísimo esfuerzo tanto de él como de su madre. Mucho trayecto desde su casa al entrenamiento. Todos los días sin faltar. Nunca le importó el clima y siempre dijo presente. Que hoy le hayan hecho contrato me pone muy bien. Me da mucha satisfacción y alegría porque se lo ganó. Como anécdota recuerdo que cuando hizo el gol del campeonato en 6ª de AFA en 2013 ante Boca de cabeza él no venía jugando de titular. Y me dijo: "¿Viste que aparezco en los momentos más importantes?". La verdad es que se merece lo que está viviendo.

Leonardo fernández (*) DT de la reserva


Comentarios