Ovación
Martes 28 de Marzo de 2017

Un equipo pragmático y ojalá que con Messi para enfrentar a Bolivia en La Paz

Argentina visita La Paz con una formación fortalecida en defensa. A Leo podrían sancionarlo

Argentina visita La Paz con una formación fortalecida en defensa. A Leo podrían sancionarlo

Si Argentina se convirtió en un seleccionado que hace un culto del pragmatismo desde la llegada de Edgardo Bauza. Tal ideario futbolístico tiene un fundamento incuestionable para cuando juegue esta tarde ante Bolivia. La respuesta física de los futbolistas argentinos no será la misma en la altura de La Paz que si se jugara en el llano, cuestión conocida mínimamente por todos. El entrenador pensó entonces una formación para fortalecerse desde atrás y tener líneas compactas, a la espera de explotar al máximo cualquier ocasión favorable, eso si lo tiene a Messi. Es que ayer empezó a rumorearse que la presencia del rosarino para hoy está en duda porque la Fifa le abrió un expediente disciplinario por sus insultos a los árbitros brasileños en el partido ante Chile. No obstante, nadie imagina a Leo afuera del partido aunque la AFA deberá hoy presentar un descargo para evitar la sanción (ver página 6).

La victoria del jueves contra Chile lo ubicó en zona de clasificación directa para el Mundial y le dio cierto aire para un compromiso en el que chocará con el factor geográfico adverso y hasta con limitaciones propias de esta etapa que atraviesa, más que con las virtudes de un rival que anda a los tumbos y no tiene chances de clasificar. El desmembramiento del equipo que jugó el jueves en el Monumental es notorio. Higuaín, Otamendi, Biglia y Mascherano al límite de amonestaciones, por lo que se quedaron afuera. Mercado se desgarró y Mas tuvo un traumatismo, por lo que también se lo pierden. Suponer que hubiesen jugado todos ellos en La Paz es improbable, considerando el grado de exigencia y que no hubiesen resistido. Pero no hay dudas de que algunos hubieran estado, por lo que se trata de una sangría importante. Bauza trastocó nombres y esquema, consciente de que no se puede jugarle a Bolivia de igual a igual ni presionar bien arriba, que de por sí no entra en su concepción del juego. Hay que cuidar el físico y no desgastarse. El Patón alteró el 4-2-3-1 del triunfo contra Chile por el 4-4-2. Números al margen, la clave será el control de la pelota en el medio, llevando el ritmo de juego a la conveniencia de Argentina. De los cuatro del medio, Di María llega con el antecedente de haber sido la figura argentina en el empate 1-1 de la eliminatoria pasada.

Por características, dependerá mucho del ritmo cansino que pretende imprimirle la Argentina lo que haga Banega. Bolivia se preparó especialmente para este partido. Guardó a varios futbolistas que no jugaron contra Colombia en Barranquilla (0-1). Penúltimo en la tabla y afuera del Mundial, entre las pocas ambiciones que le quedan es ganarle a Messi y compañía. Argentina se cruzará con el vértigo y la intensidad que tratará de proponerle Bolivia. La respuesta es realizar lo contrario, desacelerar. Esa será la clave para cerrar la doble fecha de eliminatoria en forma óptima y dentro de los cuatro puestos de clasificación directa, algo que hasta con todos resultados desfavorables puede ocurrir.

Comentarios