Central
Lunes 23 de Enero de 2017

Un equipo para armar

Paolo Montero tiene el enorme desafío de reconvertir al canalla desde el juego y lo anímico. Ayer arrancó mal.

Si hay algo que quedó clarísimo en el amistoso de anoche que protagonizó Central con Talleres, en el que tras el 1 a 1 la T se impuso en la tanda de penales por 4 a 3, es que Paolo Montero tiene un tremendo trabajo por delante para reconvertir al canalla en un equipo competitivo, protagonista y con ambición de pelear por objetivos importantes. Ese fue el desafío que asumió y que anoche dando indicaciones permanentes desde el banco ya empezó a advertir los errores que necesita remediar cuanto antes, como por ejemplo la falta de solidez defensiva que viene de arrastre.

Está claro que lo de ayer en Mar del Plata fue un mero ensayo de pretemporada y que además estuvieron las bajas por lesiones de Marco Ruben y Damián Musto, pero eso no impidió ver con claridad la realidad futbolística de Central: es un equipo en etapa de formación. Un conjunto de individualidades que en su gran mayoría terminaron el año pasado por debajo de su nivel y que ahora deben ser amalgamadas en un nuevo formato colectivo que las contenga y las potencie.

Hay tiempo de trabajo por delante hasta que arranque la competencia oficial. El nuevo DT tiene tarea extra para ir encontrando paulatinamente las soluciones en cada entrenamiento, en cada indicación puntual, en cada consejo que les de a los jugadores. Esos que hoy pareciera que más allá de lo futbolístico siguen golpeados desde lo anímico, por las dos finales al hilo perdidas en la Copa Argentina.

Por eso Paolo también deberá ser una especie de psicólogo y sacar a relucir toda la experiencia que adquirió desde lo motivacional cuando supo ser el mariscal de campo de la poderosa Juventus.

Hay que decir que un equipo serio no se logra por arte de magia, ni se arma de la noche a la mañana. En este sentido Central deberá acertar muy bien en los refuerzos que traiga. No hay dudas de que sin Lo Celso y con la casi segura partida de Montoya la calidad del plantel también se deterioró en demasía.

Montero deberá reinventar una defensa confiable y ayer Renzo Alfani demostró que puede ser una alternativa, pero no la solución definitiva. De atrás hacia adelante deberá ir ordenando la tropa el DT uruguayo. Porque arriba Teo ratificó que cuando se la dan redonda no perdona y tiene al gol como aliando. El colombiano hizo el tanto del empate tras la apertura de Victorio Ramis en el amanecer del juego, cuando al canalla no le sonó el despertador.

Lo dicho. Paso a paso. Sin desesperación, pero con decisión Paolo deberá ir reinventado un equipo que desde lo anímico tiene que superar las últimas finales perdidas y buscar nuevos horizontes. No es tarea sencilla. Anoche quedó clarísimo que el 2017 será para ir de menor a mayor.

Central se fue de Mar del Plata con un empate anecdótico, en el que arrancó jugando muy mal y terminó al menos de manera aceptable. Lo de los penales fue otra historia. No tan importante por ser un amistoso, pero volvió a quedar claro que el amor propio del grupo está golpeado. Falló de nuevo en esa instancia donde hay que tener claridad mental y determinación para imponerse al rival.

   Montero ya tiene el diagnóstico expuesto arriba de la mesa. Ahora deberá buscar las soluciones anímicas y futbolísticas. Por esos carriles va el desafío canalla.

Comentarios