Ovación
Martes 17 de Enero de 2017

"Tendrá que cambiar el chip"

El capitán del Genoa contó cómo es el club y qué encontrará al chaqueño si juega en Italia.

Nicolás Burdisso es el capitán de Genoa, el posible destino de Walter Montoya si las partes involucradas deciden realmente cerrar la operación de una buena vez. El experimentado defensor le confió ayer a este medio que "sería lindo que viniera porque es un equipo con mucha historia y cuenta con varios argentinos". El ex Inter y Roma confesó además que "cuando llegás a un lugar tenés que cambiar el chip, ser abierto y rápido para entender lo que te pide el técnico, la gente y la ciudad. Uno tiene una forma de jugar y de ser fuera de la cancha. Pero cuando estás acá tenés que cambiarla. Si lo hacés rápido, tenés ventaja. Si no, se puede sufrir alguna dificultad".

   "Al haber varios argentinos le costará mucho menos la adaptación. Somos seis (Santiago Gentiletti, Lucas Orbán, Ezequiel Muñoz, Lucas Ocampo y Giovanni Simeone). En realidad, básicamente tiene que ver con la actitud de cada uno. Cuando más hambre tenga, mejor será el resultado", acotó Burdisso. Y agregó: "Pese a que también hay un brasileño y un uruguayo, la esencia del vestuario es italiana porque hay que respetar la tradición e historia de este club".

   Al ser consultado sobre cómo es Genoa, el ex defensor de la selección argentina dijo con orgullo: "Es una ciudad muy futbolera. Este club fue el primero en Italia. Tiene una rivalidad muy grande con Sampdoria, es muy popular y pasional porque la gente es de puerto y siente mucho a los equipos. Es como Rosario y se vive muy bien".

   Con respecto a las particularidades específicas del equipo grifo afirmó: "Desde hace unos años se caracteriza por ser ofensivo y agresivo antes que nada. La localía ayuda porque al ser un estadio cerrado como el Gigante o la Bombonera, la gente empuja. Hay además grandes maestros de fútbol y todo jugador que pase por acá sale mejor".

   A la hora de hablar de Montoya en sí, Burdisso destacó con la firmeza de todo capitán que "por supuesto que lo vi jugar varios partidos, pese a que no lo seguí cada fecha. Pero sé bien cuáles son las características que tiene. Por eso, si viene se encontrará con un lugar que puede ayudarlo a mejorar mas".

   Pero Walter no la tendrá tan fácil si se instala en la región de Liguria. Tendrá que apelar al sacrificio constante y saber que arrancará en un mundo nuevo, con costumbres, juego e idioma diferentes. "Hay ciertas cosas que no se pueden cambiar en ninguna parte del mundo", deslizó Nicolás.

Comentarios