Ovación
Viernes 31 de Marzo de 2017

Susana Sarco, la maratonista tricampeona que le ganó al tiempo

La maratonista Susana Sarco ganó un nuevo oro a sus 76 años. Esta vez en el Mundial de Daegu (Corea del Sur)

La maratonista Susana Sarco ganó un nuevo oro a sus 76 años. Esta vez en el Mundial de Daegu (Corea del Sur)

Agota verla. Tiene 76 años y corre, corre y corre por parques y calles de Rosario, todos los días. Algo más de diez kilómetros cada vez, a ritmo sostenido, el pelo rubio suelto y ningún tipo de estridencia en su vestimenta. Quien se dedique a correr al aire libre, seguro se cruzó alguna vez con Susana Marta Sarco, quien el sábado pasado ganó la medalla de oro en el medio maratón del Campeonato Mundial Master de Pista Cubierta, que se disputó en Daegu (se pronuncia "tegu"), la cuarta ciudad más poblada de Corea del Sur.

Sarco ganó la prueba de 21,1 kilómetros y batió el récord mundial de la distancia, tras 2 horas, 6 minutos y 9 segundos, en una jornada fría, con aguanieve y una marca de 5 grados en el termómetro.

La noticia podría ya ser espectacular por sí misma si no fuera porque esta mujer, de apenas metro y medio y 36 de zapatillas, logró con esta la tercera medalla de oro de su carrera como deportista: las dos anteriores fueron por maratones de 42 kilómetros (en 2011, en Sacramento, California, y en 2013, en Puerto Alegre, Brasil). Agota verla, leer todos sus logros y ni hablar de seguirla al trote a esta tricampeona que venció al tiempo.

"Me caí varias veces, me llevé puestos pozos y raíces en el trayecto, pero por suerte nunca me lesioné y sigo", dijo Sarco recién llegada a Rosario y en diálogo con Ovación. Alguien que no se cansa de repetir que si pudiera correría hasta los 90 años. Nadie se anima a decir que no lo logrará.

Detrás de la rosarina y en segundo lugar y bien atrás, llegó la panameña Edilia Camargo: cruzó la meta tras 3 horas, 15 minutos y 43 segundos de trote.

En este Mundial de Asia Central, Argentina quedó en el puesto 43 en el medallero, que fue encabezado por Australia con 59 preseas de oro, 40 de plata y 25 de bronce. Además, se batieron otros 23 récords mundiales de veteranos.

De uno de los países más avanzados tecnológicamente del mundo, Sarco rescató "el cariño" con el que la trató la gente.

"No sólo porque los jóvenes alentaban en cada esquina, sino porque a poco de comenzar la carrera se me congelaron las manos y un corredor me dio uno de sus guantes, que usé alternadamente en una y otra mano. Un gesto que no me olvidaré: lamento no haberlo encontrado al final para agradecerle. Eso sí, el guante me lo traje de recuerdo: es una reliquia casi tan importante como la medalla", contó.

Sarco no precalienta demasiado en la previa ni elonga mucho al final de una carrera. Tampoco está pendiente del tiempo que le lleva la carrera "No soy un buen ejemplo", confesó la corredora antes de aclarar que tampoco tiene entrenador personal ni deportólogo a cuestas y sólo se hace los chequeos de rigor ante cada competencia internacional porque así se lo exigen.

Sarco comenzó a correr a los 59 años, sin asesoramineto y ya no paró. Integró desde el vamos el Círculo Rosarino de Atletas Veteranos (ver aparte), compuesto por unos cien atletas mayores de 35 años. El presidente de la entidad, Luis Gramaccioni, fue quien dio la noticia del triunfo en la ciudad mientras Sarco celebraba y retornaba de los casi 20 mil kilómetros que separan a Rosario de Daegu. Que no se malentienda: este trayecto no lo hizo corriendo sino sorteando varias y fatigosas escalas en avión. En el meteórico viaje de pocos días gastó unos 50 mil pesos y contó con unos 17 mil de subsidios (del municipio y del Pami). "Soy jubilada y gano la mínima pero sigo trabajando con mi marido en una empresa familiar: una cortinería", precisó.

Gramaccioni la aduló sin vueltas. "Susana es un orgullo para nosotros y para Rosario. Es tres veces campeona mundial. Y lo increíble es que mantiene las marcas porque en esta oportunidad hizo los mismos tiempos que en 2011 cuando corrió la de 42 kilómetros. Es una especie de Forrest Gump: correr todos los días es su única fórmula".

Otro que habló bien de ella fue su marido, Adolfo, con quien tiene dos hijos, nietos y trabaja todo el día. "Estamos casados desde hace 44 años y tenemos varios más de novios. Yo también corría hasta hace dos años, pero no como ella. Se fue hace pocos días porque siempre viaja para participar de las últimas carreras: la de 42 y 21. Va, corre y vuelve. Y ya estoy esperando que llegue: la extraño", confesó cuando aún ella estaba volviendo de Corea. La maratonista reconoció que a ella le pasa lo mismo. "Son muchos años juntos, mi marido es mi sostén. Mirá cuando corro me olvido del mundo, pero no de él: en cada esquina de esta carrera me parecía que lo iba a encontrar ahí alentándome". Un buen motivo para llegar a la meta de esta tricampeona.

Próximo Mundial en Málaga

El presidente del Círculo Rosarino de Atletas Veteranos, Luis Gramaccioni, adelantó varias de las actividades que mantiene a los deportistas mayores de la ciudad muy lejos de la idea de "clase pasiva". El año que viene el Mundial de Campo y Pista se llevará a cabo en Málaga (España). "Unos seis atletas viajarán en representación de Rosario", dijo. Pero, previamente, el próximo mes de mayo un grupo de atletas del círculo local viajará a Asunción para disputar el 14º Grand Prix del Mercosur (en 2018 se prevé repetir en Rosario). "Previamente hay que poner la pista en condiciones", remarcó Gramaccioni. Y, además, a fin de este año, en octubre, se realizará el campeonato nacional en Mar del Plata. Para más datos, los veteranos interesados pueden acudir a la Asociación Rosarina de Atletismo (Arda), de Ovidio Lagos 2534, los jueves de 19 a 20.30.

Comentarios