Ovación
Miércoles 28 de Diciembre de 2016

Sin previsión ni contención

Eduardo Duhalde modificó el sistema previsional de los futbolistas en 2003 con un decreto presidencial pero lo hizo no para proteger a los jugadores sino para oxigenar las arcas de la AFA por las deudas que mantenía con la Ansés por las retenciones no saldadas. Tal es así que los jugadores tienen descuentos jubilatorios pero ninguno de ellos se jubila como tal, ya que los años de actividad no le alcanzan para completar los períodos necesarios de aportes, por lo que en un futuro podrían sumarlos eventualmente a los trabajados en otras actividades.

Eduardo Duhalde modificó el sistema previsional de los futbolistas en 2003 con un decreto presidencial pero lo hizo no para proteger a los jugadores sino para oxigenar las arcas de la AFA por las deudas que mantenía con la Ansés por las retenciones no saldadas. Tal es así que los jugadores tienen descuentos jubilatorios pero ninguno de ellos se jubila como tal, ya que los años de actividad no le alcanzan para completar los períodos necesarios de aportes, por lo que en un futuro podrían sumarlos eventualmente a los trabajados en otras actividades.

Al respecto, varios ex futbolistas consultados admiten que les hacían las retenciones cuando jugaban pero lo llamativo es que todos coinciden en no considerarlos, además de mostrar un total desconocimiento al respecto.

El abogado especialista en temas deportivos Hernán Rubiola le dijo a Ovación que "los futbolistas no tienen caja jubilatoria propia y los sucesivos cambios hicieron de la jubilación un tema difuso y complejo para los jugadores", al tiempo que especificó que varios, fundamentalmente aquellos que triunfan en el exterior, apelan a las empresas privadas de seguros para garantizarse un ingreso a futuro cuando dejen de jugar. Esto, que en la mayoría de los casos responde a determinaciones individuales, en Holanda y Francia forma parte de las obligaciones contractuales del jugador, a quien le descuentan un considerable porcentaje de sus ingresos para devolvérselos luego capitalizados cuando ya no estén en actividad. Los esquemas de devolución son en cuotas o en un solo pago, según testimonios de futbolistas argentinos que estuvieron en aquellos países.

Rubiola admite que se debe legislar al respecto porque se trata de una actividad en la que la relación de dependencia tiene tiempos de prestaciones muy diferentes a los estandarizados y que en la actualidad existen muchas zonas grises en materia previsional.

Futbolistas Argentinos Agremiados en 2013 había anunciado un programa social de pago único para aquellos jugadores que cesaban en la actividad, no obstante este proyecto no se conoce de otros que actúen como soportes para aquellos que dejan el profesionalismo, salvo ayudas espontáneas del propio gremio y de los clubes a los que pertencían dichos futbolistas, y otras colaboraciones individuales.

El otro problema es la cobertura médica de los futbolistas y sus familias. La valoración que hacen algunos jugadores de la obra social es relativa y coyuntural, porque mientras son solteros saben que su salud está resguardada por el club, pero cuando se trata del entorno familiar les lleva un tiempo dimensionar la importancia.

Por eso el mayor inconveniente se produce cuando el futbolista emigra, ya que al no jugar en el país pierde la asistencia. Un empresario futbolístico le explicó a este diario que "muchas veces el jugador se va pero sus hijos quedan acá y ahí es cuando deben contratar una cobertura médica. Una vez uno de ellos se dio cuenta de la importancia de esto cuando tuvo que pagar 20 mil pesos el estudio de una hija. Recién ahí entendió la necesidad de la cobertura médica. Por ejemplo uno de nuestros representados se fue a Brasil y automáticamente debió contratar una medicina prepaga para su hijo porque al irse automáticamente se quedó sin la obra social sindical. Y cuando dejan de jugar ni te cuento, porque si tiene un buen pasar lo resuelve contratando una cobertura médica privada, pero si no tiene dinero dependen de la salud pública", narró el representante.

Comentarios