Ovación
Martes 10 de Octubre de 2017

Siempre dependió de sí mismo

Se dice que lo bueno es que prácticamente "Argentina depende de sí mismo" para clasificar directamente al Mundial o, al menos, ir al repechaje con Nueva Zelanda.

Se dice que lo bueno es que prácticamente "Argentina depende de sí mismo" para clasificar directamente al Mundial o, al menos, ir al repechaje con Nueva Zelanda. Y es una verdad irrefutable. Ahora, lo cierto es que hace rato que depende de sí mismo y desperdició un sinnúmero de posibilidades para no llegar a la situación de ahogo y dramatismo futbolístico en el que se encuentra en este momento. La sensación es que finalmente la selección va a conseguir su pasaje a Rusia, caso contrario sería una catástrofe para el fútbol argentino. Porque la AFA, entre otros, perdería muchísimo dinero, sponsors, etcétera. También en la mirada hacia el más allá de esta definición se cree que un Mundial sin el mejor jugador del mundo no sería lo mismo, aunque es cierto que nadie es indispensable y la vida sigue. Y que por más que Argentina y Lionel Messi no estén se jugará igual.

Quizás uno de los grandes errores argentinos sea creerse más grande de lo que en realidad se es. Un vicio naturalizado y enquistado en la sociedad. Hoy Argentina pone en juego su participación mundialista y de llegar lo haría con el último suspiro. Y mucho tiene que ver _¡y cuánto!_ Paraguay, la selección que le dio vida para la última fecha con su triunfo sorpresivo ante Colombia.

"Es bueno que Argentina dependa de sí mismo", se insiste. Aunque la realidad indica que, al menos por las últimas presentaciones, eso tampoco entrega demasiada confianza. A pesar de lo dicho, de los rendimientos de la selección de Sampaoli, la falta de gol, de confianza, de juego y demás, todo hace suponer que Argentina hoy al fin cortaría el maleficio ante una Ecuador eliminada y volvería a la victoria. ¿Será así?

Comentarios