Ovación
Jueves 03 de Agosto de 2017

Sanción y desafío

La AFA castigó con dureza a Deportivo Riestra. El reto será sostener en el tiempo el cambio de paradigma con instituciones más pesadas en caso que corresponda.

La sanción a Deportivo Riestra es injusta. Cualquier decisión era injusta. Para Riestra o para Comunicaciones, pero siempre injusta. Más allá del artículo 106 del reglamento de transgresiones y penas que avala claramente la quita de puntos, no parece nada justo que un equipo pierda los puntos de un partido que está ganando por dos goles de diferencia. Quizás sea un ítem a corregir, pero lo cierto es que todo se desnaturalizó con la invasión y nada ni nadie podrá devolverle a la definición del ascenso a la B Nacional el contexto que tenía el domingo.

   Hoy se jugarán los 5 minutos que faltan en dos tiempos de 3' y 2' en la cancha de Defensores de Belgrano y el equipo de Villa Soldati arrancará la próxima temporada, en la B Nacional o en la B Metropolitana, con 20 puntos menos. Pagará una multa de 300 entradas populares durante 10 partidos (poco más de medio millón de pesos) y no podrá utilizar su cancha durante ese mismo lapso.

La sanción:

1º) Se dispone la prosecución de este partido, en estadio neutral, a puertas cerradas y encomendando al comité ejecutivo que se arbitren las medidas de seguridad necesarias para evitar la repetición de hechos como los ocurridos en el presente caso. Arts. 32 y 33 del R. D.


2º) Se impone multa de 300 entradas por el término de diez (10) fechas, al Club Deportivo Riestra. Arts. 80 y 82 del R. D.


3º) Se dispone la deducción de veinte (20) puntos al Club Deportivo Riestra, los cuales serán deducidos de la tabla de posiciones del campeonato que dispute en la próxima temporada. Arts. 80 inc. E) y 82 del R.D.


4º) Se clausura el estadio del Club Deportivo Riestra por el término de diez fechas. Arts. 32 y 33 del R.D.


   "En esta AFA tienen que funcionar las instituciones y el tribunal de disciplina y se tienen que apegar a los reglamentos". La frase corresponde a Daniel Angelici, vicepresidente de AFA, que desde un principio dijo que correspondía darle por perdido el partido al equipo que preside Víctor Stinfale, un abogado mediático, entre otras cosas, propietario de una frase horrible: "Si Hitler me da un millón de dólares, lo defiendo".

   Claudio Tapia, presidente de AFA y conocedor del ascenso como casi nadie, fue siempre más mesurado y eligió el camino del ni. Ni tanto ni tan poco. Por el medio de un sendero gris que no es aconsejable para gestionar pero sí la mejor estrategia para permanecer.

   Aclaración: el tribunal de Disciplina es autárquico. Ni Tapia ni Angelici ni ningún otro dirigente de AFA puede inmiscuirse en sus decisiones.

   Puede advertirse allí un chisporroteo entre los dos personajes políticamente más pesados de la entidad, pero el reto es otro. No perdieron una oportunidad de sepultar a la vieja AFA, como les encanta decir a los detractores de Julio Grondona. No tan vieja ni tan injusta. Es probable, lamentablemente, que a partir de la temporada que arranca el 18 de agosto empiece a conocerse a la injusticia, o a su prima hermana la desigualdad, en toda su dimensión.

   Esto recién empieza y la nueva AFA deberá refundarse como tal cuando aparezcan situaciones similares en equipos de primera división y la sanción sea tan devastadora como la que padecerá Deportivo Riestra, al que pegarle y ajusticiarlo es más fácil que la tabla del 1.

   El artículo 106:

   Pérdida de partido cuando el árbitro lo suspenda por alguno de los siguientes motivos (sólo los pertinentes):


g) Cuando se produzca desorden o agresión en la cancha o entre el público asistente, promovido por dirigente, delegado, jugador o integrante de personal técnico de uno o de los dos equipos.


h) Cuando el campo de juego carezca de la marcación correspondiente o la misma sea deficiente.


l) Cuando el árbitro debe suspender el partido por permanencia de mayor número de personas que las reglamentariamente autorizadas para estar en el campo de juego.


   Tajante y taxativo, pero el informe de Paulo Vigliano, el árbitro, hace referencia a una invasión masiva y no especifica el ingreso de un futbolista. Actuar de oficio sería sencillo, pero la AFA no considera a Leandro Freire como jugador en los incidentes porque no firmó planilla. Sí será sancionado personalmente. Si Freire hubiera estado entre los 18 jugadores que participaron del partido, su equipo hubiera perdido los puntos inmediatamente.

   El tribunal está presidido por el cuestionado Fernando Mitjans y su vicepresidente es Sergio Fernández. Además, tiene otros ocho miembros: Eduardo Bozzi, Jorge Gallelli, Fernando García Pulles, Oscar Ameal, Roxana Del Río, José Jozami, Gerardo Gómez Coronado y Jorge Ballestero.

   La votación terminó 4 a 1. Fernández fue el único que votó por el ascenso directo de Comunicaciones y Mitjans sólo hace valer su opinión en caso de empate. Cuatro miembros se ausentaron por distintos motivos.

   Esta historia recién comienza. Ahora será el tiempo de ratificar la seriedad de un proyecto de cambio. La respuesta está a la vuelta de un incidente en un partido de primera división que involucre a pesos pesados.

   Ejemplo: Angelici vociferó cuando la Conmebol clasificó en los escritorios a River y eliminó a Boca por el incidente con gas pimienta y ahora fue uno de los primeros en opinar que Comunicaciones debía ascender de esa manera. Sacarse la camiseta será la primera etapa del tratamiento. Después se verán los resultados. Hasta la próxima sanción.


¿Jugador o hincha?
La AFA no considera a Leandro Freire como jugador en los incidentes porque no firmó planilla. Sí será sancionado personalmente. Si Freire hubiera estado entre los 18 jugadores de Riestra que participaron del partido, el equipo de Villa Soldati hubiera perdido los puntos inmediatamente.

Comentarios