Ovación
Miércoles 11 de Octubre de 2017

San Messi, magia en las alturas para estar en Rusia 2018

El salvador debía ser uno. El de siempre. O al que en todo momento se espera.

El salvador debía ser uno. El de siempre. O al que en todo momento se espera. Al que se le entrega toda la mochila de la responsabilidad. Sí, Lionel Messi. El que marcó el camino de la victoria, esa tan postergada y obligada que debía obtener la selección nacional para apoderarse del boleto hacia Rusia 2018. Argentina, una de las consideradas poderosas a nivel mundial, tuvo que esperar hasta la última fecha para lograr el objetivo. Y, además, llegó con chances gracias a los números y resultados que se dieron en la penúltima jornada, donde Paraguay le dio una mano tremenda para ello. La noche fue a pura matemática. De estar afuera del Mundial a ingresar directamente sin tener que pasar por el repechaje. Lo ideal para una selección que desandó una eliminatoria pésima y donde aseguró su lugar en su última presentación. Por supuesto que Argentina no hizo méritos a lo largo de las eliminatorias para haber transitado todo con mayor tranquilidad. Todo lo contrario, por algo pasaron tres entrenadores. La última imagen es la que generalmente queda y la misma lo tiene a Messi como el gran artífice de un logro que aparecía demasiado complicado, aunque no imposible. Ni la altura de Quito pudo apagar la magia de su zurda. Y esta vez más que nunca fue la Pulga y diez más. El armó las jugadas y las terminó. Contra Perú se las dio servida a sus compañeros y todos fallaron. El extraterrestre Messi no y volvió a mostrar por qué es el número uno del mundo. Cuántas críticas recibió el capitán a lo largo de los últimos meses. De que no aparecía o no demostraba lo que hacía en Barcelona. O los goles que no llegaban. Anoche, en el día límite, mostró su jerarquía y él mismo se encargó de todo. El diez depositó a la Argentina en el Mundial de Rusia y hubo alivio general. En todos los ámbitos, no sólo el futbolístico. En la AFA había temores, por algo se valló el lugar. La pérdida económica iba a ser atroz. A nivel país era necesaria la clasificación para tender un manto de tranquilidad. Leo, con su magia y genialidad, lo hizo posible. San Messi en las alturas llevó a Argentina al Mundial.

Comentarios