Jorge Sampaoli
Jueves 25 de Mayo de 2017

"Sampaoli llegó por las ganas, la vocación y el deseo de aprender"

El Indio le confió ayer a Ovación las vivencias que compartió con el flamante director técnico de la selección argentina cuando coincidieron en Renato Cesarini.

Jorge Solari (75 años) destila sabiduría futbolística por los poros. Es un libro abierto que conoce casi todos los secretos de la pelota, por su trayectoria destacada como jugador y técnico a nivel mundialista. Su lenguaje es claro, directo y siempre con el código indeleble del vestuario en cada palabra. Justamente el Indio es una de las personas que estuvo muy cerca del flamante DT de la selección argentina Jorge Sampaoli en su etapa formativa, ya que coincidieron un par de años en Renato Cesarini. Por eso Solari es una voz más que autorizada para dar una semblanza del entrenador casildense que hoy llegará al país para poner manos a la obra en su proceso al frente de la albiceleste (ver página 3). "No tengo dudas de que Sampaoli llegó a la selección por las ganas, la vocación y el deseo de aprender. Y que haya priorizado dirigir al equipo nacional ya es un gran punto a favor a manera de carta de presentación", aseguró el Indio en la charla mano a mano que mantuvo ayer con Ovación.

Café de por medio en un bar de la zona sur de Rosario, el Indio recordó los detalles del período en que Sampaoli se acercó a su club, Renato Cesarini, con la intención de perfeccionar conocimientos tácticos y estratégicos de fútbol, allá entre los años 1994 y 1996, haciéndose cargo de una categoría juvenil. "Sampaoli laburaba en un banco y se las arreglaba para venir a Renato a entrenar a los chicos. No faltaba nunca. Hacía un sacrificio bárbaro. Nosotros hacíamos hincapié en la táctica y el Petiso se metía en las charlas y discutíamos con los otros técnicos del club", rememora Solari, contento por la designación del casildense al frente de la selección. Y agregó: "Sampaoli es un tipo que se adapta a todo y es muy inteligente. Es muy vivo para resolver situaciones. Por eso estoy seguro de que vamos a ir al Mundial, aunque será sufriendo por los partidos complicados que restan (Uruguay, Venezuela, Perú y Ecuador)".

El Indio entonces toma un sorbo más de café. Termina de ojear el diario y observa a lo lejos en una pantalla un gol que repite un noticiero televisivo. Reconoce que se enciende el grabador y a partir de ahí habla con la naturalidad con la que lo hace con los jugadores en el vestuario.

¿Cómo lo conociste a

Jorge Sampaoli?

Llegó por referencias de lo que era Renato Cesarini y por tener la posibilidad de poder trabajar en un club amateur con prestigio, pero fuera de Casilda. Un día apareció en nuestro club y estuvo con nosotros un par de años. La estructura de Renato permitía (y aún permite) aprender porque nos reuníamos siempre los técnicos con los preparadores físicos y estábamos en el club ocho horas por día. Había mucho intercambio de ideas y así uno aprende. Sampaoli laburaba en un banco y se las arreglaba para venir a Renato a entrenar a los chicos. No faltaba nunca. Hacía un sacrificio bárbaro. Nosotros hacíamos hincapié en la táctica y el Petiso se metía en las charlas y discutíamos con los técnicos. Por ejemplo, cuando vino a Renato el Zurdo tenía más idea de jugar con stopper y líbero, que era del fútbol italiano, y nosotros acá planteábamos jugar en zona y se armaban lindas charlas y discusiones. Ahora la mayoría de los equipos que hacen la diferencia en el mundo marcan en zona.

¿Cuando lo veías a Sampaoli en la cancha trabajando intuías que tenía pasta

para poder triunfar?

Uno con el técnico enseguida se da cuenta si tiene futuro. El DT que llega a trabajar apurado y se va temprano del entrenamiento no tiene porvenir. Nosotros teníamos a Salvador Capitano, Carlos Ramacciotti, Edgardo Sbrissa, algunos de los que estaban en esa época, y el propio Sampaoli, que eran de quedarse mucho tiempo y los jugadores acompañaban y se enganchaban. Ahora muchos pibes se van rápido de la práctica y algunos técnicos también lo hacen. Es una lástima.

¿El Zurdo se proyectaba como un líder en sus inicios?

Tenía muchas ganas. El no tiene antecedentes futbolísticos. Y no ser reconocido en el ambiente a los técnicos les juega en contra. En general el 70 o el 80 por ciento de los técnicos que pasan por un club son ex jugadores de la entidad, sea para trabajar en primera o en inferiores. El técnico es como en cualquier oficio, algunos tienen condiciones y predisposición hayan jugado o no al fútbol de manera profesional. Sampaoli llegó por las ganas, la vocación y el deseo de aprender.

¿Qué te genera que el nuevo técnico de la selección haya tenido un paso formativo por Renato Cesarini?

Mucha felicidad. Pero primero hay que hablar de Rosario, que es una cuna de grandes técnicos y jugadores. Por ejemplo al Patón Bauza yo lo fiché en inferiores como jugador de Central en la liga rosarina cuando dirigí allí. Al Tata Martino lo tuve en Newell's. Y a Sampaoli lo tuvimos acá en Renato.

¿Te gusta cómo juegan los equipos de Sampaoli?

Seguro. Dentro de un esquema de presión alta que debe ser internalizado por los jugadores. Es muy destacable la propuesta ofensiva de sus equipos.

El Zurdo por lo general trata de que sus equipos jueguen igual en todas las canchas y ante cualquier resultado. ¿Qué piensa de este estilo

de entrenadores?

Siempre igual es muy difícil jugar. Pero se da que ahora los equipos son más ofensivos de lo que eran antes. Y en esto el fútbol progresó mucho. Por ejemplo antes los equipos de Rosario iban a Buenos Aires y perdían 4 a 0 y cuando los de Buenos Aires venían acá también perdían 4 a 0. Cambió la mentalidad y los técnicos empiezan a tomar riesgos también de visitante y esto les permite ganar.

Sampaoli tiene dos amistosos por delante y cuatro fechas decisivas para ir al Mundial. ¿Cuál es el primer gran

desafío del Zurdo al frente

de la selección?

El primer desafío es acomodar a todos los jugadores a lo que él quiere. Tiene que trabajar mucho, tener tiempo y contar con los jugadores a disposición. Además deberá tener la capacidad de enseñarles lo que pretende en un período muy corto. Lo real es que Sampaoli tiene un estilo propio, aunque reconoce que sacó muchas cosas de Marcelo Bielsa. Pero no hay dos técnicos iguales.

Son cuatro partidos por eliminatorias en los que se juega la clasificación al próximo Mundial. Tendrá la soga al cuello por no poder fallar. Un paso en falso le puede costar carísimo. Hay una gran presión. ¿Cómo maneja esto un entrenador nuevo?

Es una presión real. Pero también Sampaoli es un tipo que se adapta a todo y es muy inteligente. Es muy vivo para resolver situaciones.

¿Las ganas tremendas que tiene de dirigir a la selección le juegan a favor para asumir este desafío?

El técnico al equipo que vaya tiene que ir con muchas ganas, si no va a fracasar seguro. Si el Zurdo Sampaoli priorizó la selección eso ya es un gran punto a favor.

Uno de los temas más polémicos fue la convocatoria de Mauro Icardi, al que finalmente Sampaoli citó para los amistosos. ¿Qué opinión tenés sobre este jugador?

El problema no es Icardi, el problema es lo que lo rodea, que le puede jugar en contra. En este país machista, encima que la mujer lo represente ya genera resquemores. Si el técnico lo necesita, le rinde y le sirve no hay problemas. Icardi juega muy bien. A mí igual me encanta Higuaín, lo criticamos por los goles que erró, pero jugó en Real Madrid, Napoli, ahora está en Juventus. Y hay otros nueve que también son muy buenos como Dybala.

A Messi le quitaron la sanción, ¿cómo ves ese tema?

Nosotros por supuesto que queremos que Messi juegue siempre. Pero el argentino es especial, es medio contrera. Cuando lo suspendieron se quejaban todos de que lo habían suspendido y ahora que le sacaron la sanción algunos preguntan por qué le quitaron la pena. Acá los argentinos discutimos hasta el Papa. Si no lo suspendieron es mejor y está bien. Debe haber fundamentos para bajarle la pena.

Se lo discute al Papa y

también a Messi.

El argentino cambia de la noche a la mañana y por eso no nos va tan bien. Nosotros queremos cambiar y vamos por la banquina de la derecha y queremos pasarnos a la banquina de la izquierda. No hacemos los cambios graduales y progresivos. Entonces somos muy quejosos. A Messi no se lo puede discutir. Es como haber discutido a Pelé, Maradona, Johan Cruyff o Mario Kempes. Nosotros estamos acostumbrados a que Messi juegue 20 puntos y cuando juega 10 puntos decimos que jugó mal. Pero hasta en los pocos partidos flojos que tiene juega mejor que el resto.

Después de haber perdido

tres finales está el clamor

de que había que hacer

un gran recambio de jugadores en la selección.

Es propio de los argentinos el que se vayan todos. Después cuando juegan los otros si ganan son unos fenómenos y si pierden los insultan también.

¿Que te generó la salida del Tata Martino de la selección?

Mucha tristeza. Porque los técnicos para armar un equipo y más la selección necesitan tiempo. Mucho trabajo de coordinación. El problema era la AFA que no funcionaba bien. Y con el Patón Bauza también hubo justo elecciones en la AFA y se terminó su ciclo.

¿Cuál es el mejor equipo

de la Argentina?

Ahora River, que tiene jugadores de calidad en la delantera, con muchas variantes. Los resultados también le dan la razón.

¿A Newell's cómo lo ves?

Empezó bien y ahora decayó un poco. Me parece que le falta un poco de orden atrás. Pero tiene grandes jugadores de mucha experiencia. Es muy importante estar peleando arriba.

¿Y Central?

Tiene un gran equipo, pero se desmanteló mucho por las ventas del año pasado. Sostener un equipo en la Argentina que tenga cuatro o cinco torneos es muy complicado. Lo hacen River y Boca porque tienen plata. Siempre se vende al mejor porque te lo vienen a comprar, pero yo digo que es preferible vender a los otros diez y quedarse con el mejor, porque uno lo rodea y el equipo sigue jugando bien.

Para terminar, ¿es seguro que vamos al Mundial de Rusia?

Sí seguro que vamos, pero sufriendo. Son todos los partidos importantes, hay que ganar, pero vamos a clasificar.

Comentarios