Ovación
Miércoles 04 de Octubre de 2017

Salvio rompió la veda

El jugador de Benfica, convocado por Sampaoli, llegó a Ezeiza y habló con los medios, algo que estaba prohibido

Desde aquella última conferencia de prensa en la que Lionel Messi tomó el micrófono y comunicó en representación del plantel que los jugadores no hablaban más con la prensa, ningún futbolista del seleccionado realizó declaraciones. Aquellas palabras del capitán albiceleste se dieron en el marco de la goleada 3-0 contra Colombia en San Juan y como consecuencia de una acusación de un periodista a Ezequiel Lavezzi que no cayó bien en el grupo.
Mucha agua corrió debajo del puente después de eso. Se fue Edgardo Bauza y asumió Jorge Sampaoli. Salvo los entrenadores, ningún jugador salió a hablar o mantener el mínimo contacto con la prensa. Hasta que Eduardo Salvio, recientemente convocado por el Zurdo, rompió esa veda y apenas arribó a Ezeiza no tuvo empacho en declarar para matizar la previa del partido de mañana ante Perú: "Estamos muy confiados en que vamos a jugar un buen partido. El grupo está bien y ojalá lo demostremos el jueves ante Perú", afirmó el delantero de Benfica a TyC Sports en su arribo al país.
Eso sí, tampoco quiso arriesgarse mucho en las declaraciones y se refirió a la posibilidad de ingresar y sumar minutos: "Si tengo minutos, bienvenidos sea. Yo vengo con la ilusión de jugar para mi país".
El ex jugador de Lanús sabe que Argentina se juega mucho en estas dos últimas fechas de cara a la futura Copa del Mundo de Rusia, pero fue cauto al expresar que no hay que desesperarse. "Vamos a ir partido a partido. Esa es la mejor manera de afrontar lo que nos toca", fue uno de los últimos testimonios de Salvio.
Otro de los que atinó a decir algunas palabras en el aeropuerto fue Papu Gómez. Aunque el actual volante de Atalanta sólo aclaró: "Siempre jugar con la camiseta de tu país te genera ilusión. Ojalá pueda jugar y serle útil al equipo, pero con el solo hecho de ser citado ya es un orgullo", afirmó el Papu.
Qué dirán Messi y compañía ante esta actitud de sus nuevos compañeros de hablar con la prensa sin antes haber preguntado o semblanteado la posibilidad de hacerlo. Lo cierto es que Salvio y Gómez llegaron y no tuvieron problemas en hablar.


Comentarios