Ovación
Jueves 28 de Septiembre de 2017

Ruben y una vuelta muy recargada

Jugó lesionado pero no pareció. El capitán hizo un trabajo extraordinario

Para Marco Ruben tampoco era una anoche más en Mendoza. Hubo una lesión en la parrilla intercostal que lo dejó afuera del último partido contra Banfield y que lo puso en jaque también para este encuentro. Pero el delantero, desde el mismo momento en que lesionó en cancha de Temperley, sabía al igual que el cuerpo técnico que la misión era marcar presencia frente a Boca por Copa Argentina. Por eso el reposo absoluto en estos últimos días y la infiltración a la que se expuso para poder estar en cancha. Desde lo físico, el capitán hizo un trabajo extraordinario. Porque pese a sus limitaciones jamás evidenció síntomas de debilitamiento. Cuando tuvo que chocar con Goltz lo hizo, cuando tuvo que forcejear con Magallán cumplió de la misma forma y aguantó hasta donde pudo. Es que ya sobre el final del primer tiempo se lo vio correr con cierta dificultad, con el brazo izquierdo pegado al cuerpo, en una clara señal de que la zona afectada le estaba pasando factura. Si Rapallini hubiera cobrado el claro penal de Pablo Pérez el delantero hubiese tenido la chance de marcarle por primera vez un gol a Boca y cortar su racha sin festejar, pero el error del juez lo privó de esa posibilidad, lo que hubiese sido un verdadero premio por la decisión de querer estar sí o sí y por todo el esfuerzo que se notó que hizo en cancha.

Comentarios