Ovación
Miércoles 28 de Junio de 2017

Rojos y Granates, más que enemigos fueron amigos de Racing y Banfield

Independiente y Lanús jugaron para la Academia y el Taladro, quienes accedieron a la Copa Libertadores.

Lo último que restaba definir en el final del torneo era el ingreso de algunos equipos a la próxima edición de la Copa Libertadores. Y los que terminaron el campeonato con una sonrisa dibujada en el rostro fueron Racing y Banfield, que se enfrentaron el domingo (se impuso el conjunto de Avellaneda por 3 a 1) y ayer se vieron beneficiados por los resultados que se dieron en cancha de Independiente y en el Mario Alberto Kempes, donde los rojos y San Lorenzo se quedaron en el intento por no poder superar a Lanús y Talleres, respectivamente. Estudiantes sí cumplió con su parte y el próximo año tendrá un lugar en el máximo certamen continental.

El Pincha en los papeles la tenía relativamente fácil, pero el partido no resultó tan sencillo como lo imaginado. Es que enfrente estaba el descendido Quilmes. Lucas Viatri fue el autor del tanto del equipo pincharrata, que con esa victoria selló el pasaporte a la Libertadores.

Pero esa misma suerte no pudieron correr otros equipos. Uno de ellos fue Independiente (Rigoni), que con el empate 1 a 1 ante Lanús (Aguirre) le permitió a Racing meterse en ese selecto grupo. Es más, la fuerza que hizo el equipo granate también tuvo un beneficiado directo: Banfield. Es que si el Rojo ganaba el Taladro bajaba de la Libertadores a la Sudamericana.

Y en Córdoba, San Lorenzo (Blandi, de penal) tampoco se sentó en la mesa de las obligaciones. No le cabía otro resultado que el triunfo para asegurarse un lugar en la Libertadores 2018, pero sólo le dio para el empate frente a Talleres (Godoy).

Comentarios