Wimbledon
Lunes 17 de Julio de 2017

Roger Federer volvió a escribir otra página ilustre en el tenis mundial

El suizo derrotó al croata Marin Cilic 6/3, 6/1 y 6/4 y al conquistar el torneo de Wimbledon por octava vez se convirtió en el jugador que más veces ganó este Grand Slam.

Roger Federer demostró que puede hacer posible lo imposible. Ayer el suizo fue un relojito: derrotó al croata Marin Cilic 6/3, 6/1 y 6/4 y al conquistar el torneo de Wimbledon por octava vez se convirtió en el jugador que más veces ganó este Grand Slam. El ace del final, el octavo de su cuenta, hizo que además se quedara con su 19º título major y que rompiera la igualdad que mantenía en Wimbledon con el británico William Renshaw, hombre récord en los albores de este juego, y el estadounidense Pete Sampras, ya en la Era Abierta, con siete.

A sus 35 años y 342 días de edad se convierte además en el campeón más veterano de la era profesional en el All England Club, donde prolonga su excepcional temporada.

Los números agigantan la figura de Federer, que ganó su primer Grand Slam justamente en Londres, hace 14 años. A partir de allí 29 finales con 19 triunfos pasaron a partir de ese 2003. El Abierto de Australia de este año fue el primero que el suizo pudo ganar desde 2012. En esos largos cuatro años de sequía muchos llegaron a decir que ya estaba fuera del Olimpo del tenis mundial. Nada más lejos.

Del ocaso a la gloria en un año

Hace un año comenzó el renacimiento del suizo. El ex número uno cayó ante Milos Raonic en una de las semifinales del All England Club, en un partido en el que se fue desinflando físicamente. Allí sufrió una aparatosa caída por culpa de la rodilla y 18 días después de perder en Wimbledon, anunció que no jugaba más en lo que quedaba de la temporada. "Los doctores me aconsejaron que si, como pretendo, quiero seguir varios años más en el circuito sin lesiones, necesito darle a mi cuerpo y mi rodilla el descanso necesario", dijo el por entonces Nº 3 del mundo.

En octubre, al igual que Nadal, el suizo atravesó momentos de dudas y su futuro era una verdadera incógnita. Pocos imaginaban que el inicio de 2017 iba a regalar un reencuentro entre el suizo y el mallorquín y encima en uno de los mejores escenarios.

El 2 de enero de 2017, Federer reapareció en la Copa Hopman y derrotó por 6-3 y 6-4 al británico Dan Evans. Mr. Perfect estaba de vuelta.

El primer partido oficial tras su lesión lo disputó el 16 de enero, en Australia. Reapareció siendo el número 17 del ránking mundial, en un terreno que no pisaba desde junio de 2001. Su rival fue el austríaco Jürgen Melzer, al que superó por 7/5, 3/6, 6/2 y 6/2.

Tras tumbar a tres top ten en su camino a la final, Federer venció en la definición de Australia a Nadal para conquistar el primer Grand Slam desde 2012.

Tras perder en la segunda ronda de Dubai, Federer sumó una nueva victoria ante Nadal en los octavos de Indian Wells y después levantó el título tras derrotar en la final a su compatriota Stan Wawrinka.

"Es uno de los mejores regresos de la historia", dijo Nadal tras caer ante Federer en la final de Miami y cuánta razón tuvo. Era el tercer título de la temporada para el suizo, que por segunda vez en su carrera iniciaba el año encadenando las coronas de Australia, Indian Wells y Miami e iba por más.

Tras dos meses y medio fuera del circuito, Federer reapareció sobre el césped de Stuttgart con una derrota ante el alemán Tommy Haas. Sin embargo, lo visto en Halle una semana después, bien puede considerarse que su caída con Haas fue sólo un tropiezo. Federer exhibió su mejor versión en la final de Halle, en la que su rival, el alemán Alexander Zverev, recibió una clase magistral de tenis de 52 minutos. "Me salió todo", resumió Federer tras el 6/1 y 6/2.

En Wimbledon siguió escribiendo la historia y alcanzó la final sin ceder un solo set, como ya lo había hecho en 2006 y 2008. El partido decisivo lo jugó como si estuviera en el patio de su casa. Por eso no extrañó que en la Catedral del tenis se adueñara del quinto título de la temporada y fuera ungido como el rey absoluto de Wimbledon.

Comentarios