Ovación
Jueves 16 de Marzo de 2017

Ricardo Ojeda, el Chete, el histórico cocinero del gol de la Rosarina

Entre menúes y goles, Ricardo Ojeda compartió con Ovación el gran momento en el fútbol local

"Mi vida pasa por el trabajo y el fútbol. De lunes a sábado vivo pendiente de la cocina, que es el sustento de mi esposa Valeria y mis dos hijas Nayla y Morena. Los domingos me calzo la camiseta de Alianza Sport y trato de brindarme para que el equipo pueda ganar. Y si puedo ayudar con goles la semana finaliza perfecta", con la humildad que lo caracteriza dentro y fuera de la cancha, Ricardo Ojeda compartió en su puesto de trabajo como cocinero el gran momento que transita como el goleador de la Asociación Rosarina de Fútbol. "Estoy muy orgulloso de lo que hago", le dijo a Ovación.

A Ricardo Ojeda lo apodan el Chete en la Rosarina. Actualmente es el máximo romperredes de las últimas cinco temporadas del torneo Gobernador Luciano Molinas y el domingo, con sus dos tantos ante Arijón, llegó a los 203 goles en su cuenta personal y metió al equipo en los cuartos de final para enfrentar a Rosario Central en el torneo Hermenegildo Ivancich en la temporada 2017.

"Por ser delantero siempre debo estar pendiente de la puntada final de una jugada. Gracias a Dios me sigo equivocando seguido. Soy feliz marcando goles y se lo debo a mis compañeros", sostuvo el goleador de Alianza Sport.

Como todos los jugadores de la Rosarina, Ojeda sale a ganarse el mango para poder llevarle el pan de cada día a su familia."La situación no está para esperar de nadie y menos vivir del fútbol. Por eso todos los días me voy a trabajar de 9 a 16 y lo hago con mucho gusto. Ojalá que en un tiempo muy cercano pueda vivir del fútbol. Sería un broche al sacrificio que hago todo los días y es el sueño de mi familia", dijo el capitán de Alianza.

En su lugar trabajo, el goleador de la Rosarina es el encargado de la cocina en el bar Jimmy ubicado en Riccheri y Brown. "Estar al frente de una cocina es una responsabilidad bárbara. Tenés que está preparado para brindarles a los clientes los mejores platos que te pidan. No podemos fallar. Cada menú tiene un proceso y hay que estar atento a todos los detalles. Mi satisfacción y la de mis compañeros es que el cliente esté a gusto y nos vuelva a elegir", explicó el jugador del momento en la Rosarina.

A la hora de remarcar los puntos importante de cada profesión, el delantero no dudó. "Desde que me levanto y voy rumbo al trabajo, me pongo a pensar en los platos que le podemos ofrecerle a la clientela. Apenas se abre el negocio, con el encargado consensuamos qué podemos elaborar y ahí nos ponemos manos en la cocina. Y ya el domingo, en la cancha trato de colaborar con el equipo para sacar el partido adelante. Ambas profesiones las vivo con mucha dedicación y las disfruto", confió Ojeda.

El Chete vive por su familia y ama el fútbol y jamás duda en decir que nació en barrio Las Flores. "Salgo a trabajar por mis tres mujeres, son las razones que tengo para vivir. Alianza es mi segunda casa y al barrio Las Flores no lo cambio por nada", cerró Ojeda, el goleador de acá.

Comentarios