Newell's Old Boys
Domingo 26 de Marzo de 2017

Recibieron y brindaron afecto

El viernes 24 llegaba a sus últimos minutos. La mayoría de los jugadores estaba en el micro, listo para salir. Los últimos que dejaron el vestuario fueron los máximos referentes leprosos de la noche (en vistas de la ausencia del Gato Formica, que completa el trío), Maximiliano Rodríguez e Ignacio Scocco. Tardaron una enormidad en caminar esos 50 metros. Porque Nacho contestó preguntas de periodistas pero, sobre todo, porque ambos se prestaron a todos los requerimientos de fotos y selfies de chicos y grandes paranaenses, y hasta de varios policías encargados de la custodia del rodado. Una escenografía distinta a las habituales se dio en el estadio Presbítero Grella, quizás porque como diría un colega es más "una cancha que un estadio" y otros valores emergen entre tanto profesionalismo o celo exacerbado.

Y el calificativo no es despectivo ni mucho menos. El Grella, con características edilicias que se ven mucho en el ascenso y que está enclavado dentro de la sede social en una amplia manzana de barrio popular, fue un canto a la cordialidad de su gente. Desde los encargados de prensa hasta cada uno de los controles la predisposición fue enorme. Una postura de buen anfitrión que trató en todo momento de hacer sentir cómodo a los visitantes.

Y ese ambiente por supuesto que tuvo correlato en los pequeños vestuarios ubicados detrás y debajo de las plateas laterales, donde no había misterios ni celos excesivos. El respeto de la gente que circulaba por allí era suficiente para una sana convivencia. Fue así desde que llegó el plantel leproso y Diego Osella fue saludado efusivamente por todo el que encontró a su paso (dejó una buena imagen de su estadía, cuando el Patrón era de la B Nacional), hasta la salida ya pasada la medianoche en la que, lo dicho, la Fiera y Nacho se prestaron a las mil y una fotos. En ese sentido, los referentes leprosos respondieron al afecto que les transmitieron más allá de la rivalidad de turno. Fueron muchos entonces identificados con los colores de Patronato (iguales a los de Newell's) que se llevaron ese grato recuerdo. Bien.

Comentarios