Ovación
Domingo 04 de Junio de 2017

Real Madrid salió a la calle con sus hinchas para celebrar el doblete

La fiesta pasó por Cibeles y terminó a lo grande en el Santiago Bernabeu.

El Real Madrid celebró hoy su histórico doblete —Liga española y Liga de Campeones— con un multitudinario festejo que comenzó con una presentación ante las autoridades, siguió con una visita a la Plaza de Cibeles y concluyó ante 70.000 hinchas en el estadio Santiago Bernabéu.
"Hacemos historia". Ese fue el mensaje elegido por el club para celebrar la Liga de Campeones lograda ayer con su triunfo 4 a 1 ante la Juventus. El club blanco se convirtió en el primero en sumar dos títulos consecutivos para completar 12 Copas de Europa en toda su historia. Nadie siquiera se le acerca.
La ruta del festejo comenzó por la visita a las autoridades políticas. "Prometimos volver y hemos vuelto", manifestó el capitán del Real Madrid, Sergio Ramos, en el acto organizado en el gobierno regional de la capital española.
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, entregó una placa al presidente blanco, Florentino Pérez, y éste respondió con una réplica de la Copa de Europa.
"El Madrid hizo historia de nuevo y algunos lo califican de increíble. Pero esto es lo que hacemos y esto es lo que somos, un club que vive siempre buscando la victoria. Es una duodécima con talento, sacrificio y respeto de un equipo mágico", aseguró Pérez en su discurso.
El mandatario blanco presumió de un conjunto que está marcando una época. "El Real Madrid y Zidane saben lo que es el Madrid, creer hasta el último minuto porque este escudo no tiene límites. Este doblete es la demostración de todo ello", recordó.
Pérez calificó a sus jugadores como "la mejor plantilla del mundo" y destacó a Zidane como "el mejor entrenador del mundo".
Y añadió sobre el francés: "Es uno de los grandes mitos del madridismo y ha demostrado con humildad su inteligencia y sabiduría. Quiero agredecerle, y a todos los técnicos, este trabajo. Y quiero hacer una mención especial a nuestro capitán, Sergio Ramos, el primer capitán en levantar dos Champions consecutivas".
"Estamos encantados con esta plantilla que será recordada de generación en generación. Nuestro compromiso es volver con más títulos", concluyó Pérez.
Antes de los discursos, todo el plantel del Real Madrid y las autoridades políticas guardaron un minuto de silencio por el atentado de Londres ocurrido el sábado, el mismo día en el que los blancos ganaron 4 a 1 a la Juventus en la final de la Liga de Campeones.
A continuación, los jugadores visitaron el Ayuntamiento de Madrid, donde fueron recibidos por Manuela Carmena, la alcaldesa de la ciudad.
La siguiente parada fue la Plaza de la Cibeles, lugar de celebración de la hinchada blanca de los éxitos del equipo, donde miles de aficionados aclamaron a sus ídolos. Fue el preludio de lo que llegaría después.
Ramos y Marcelo, capitanes del plantel, enfundaron a la diosa Cibeles con los colores del Real Madrid en el primer gran baño de masas de la jornada.
El fin de fiesta fue un espectáculo de masas celebrado en un abarrotado Santiago Bernabéu. Más de 70.000 aficionados asistieron a un derroche de luces y sonido en la aclamación al plantel que hizo historia esta temporada.
Uno por uno, los héroes blancos fueron desfilando hasta el centro del campo con Zidane, Cristiano Ronaldo y Ramos como protagonistas más aclamados. Sólo faltó el lateral portugués Fábio Coentrão.
"Este equipo ha creído desde el comienzo", afirmó Ramos a su enfervorizada hinchada con el micrófono en la mano. "Gracias por hacernos creer", le dijo a la afición.
El capitán del Real Madrid dio paso a Zidane mientras sonaba el "We are the champions" de Queen. "Gracias a todos", repitió antes de ser manteado por todos sus jugadores mientras la gente gritaba "Zizou, Zizou".
Cristiano Ronaldo fue el tercero en hablar. "Gracias a vosotros conseguimos el doblete", insistió en relación al histórico logro. Más sorprendente fue lo siguiente, pues reclamó para sí mismo el galardón al mejor jugador de la temporada. "Cristiano, Balón de Oro", comenzó a cantar. Y fue seguido por 70.000 gargantas.
Los fuegos artificiales y una vuelta al campo de los futbolistas pusieron fin a una jornada emotiva para la hinchada del Real Madrid, que celebró con efusividad un momento histórico para el club, su primer doblete desde 1958.

Comentarios