Clásico rosarino
Miércoles 10 de Mayo de 2017

Que al clásico lo jueguen con coraje para ganar

Los empates clásicos quedaron atrás, los equipos rosarinos no tienen temor a salir a ganar.

Newell's y Central, Central y Newell's, tienen otra inmejorable ocasión para demostrarse que no tienen temor a cotejar. Que ya quedó atrás y para siempre la época soporífera y frustrante de los empates clásicos, donde jugaban a no perder. Y que bien el domingo le pueden dar continuidad a esos partidos que en los últimos años uno de los dos festejó la victoria. No hay nada más reconfortante que salir de una cancha con la enorme satisfacción de haber ganado. Más cuando se trata del encuentro más esperado de la ciudad.
Claro que para ello la ambición debe vencer al miedo. Y más allá de las cualidades futbolísticas de cada equipo, como así de los planteos de cada entrenador, hay una cuestión actitudinal que es fundamental para ir hacia la estación de la victoria. Y es el coraje. El coraje a jugar, no a pelear. Se trata de la determinación de asumir los riesgos indispensables que toda misión difícil impone. Una valentía sustentada sí en la inteligencia y en el esfuerzo, pero esencialmente en la mente colectiva de cada equipo.
Embed

Ya quedó demostrado que el escenario en el que se juegue el clásico tampoco es decisivo a la hora de jugar. Newell's ganó en el Gigante. Central lo hizo en el Coloso. Por ende no se necesitan más pruebas para certificar que depende exclusivamente de los jugadores y sus cuerpos técnicos.
Por eso sería gratificante que los hinchas, los unos y los otros, puedan ser testigos de un clásico que fue jugado con la determinación de ganar. A sabiendas de que perder duele y lacera. Pero que por sobre todas las cosas no hubo resignación a la igualdad por temor a perder. En todo caso que la misma sea la conclusión de que pese a todos los intentos no se pudieron vulnerar.
Central y Newell's, Newell's y Central están a la altura de las circunstancias. Así que sólo se trata de salir a ganar. Y dejar para siempre en la historia de hojas color sepia los empates del miedo.

Comentarios