Ovación
Miércoles 03 de Mayo de 2017

Ponerle voz a Nacho

El año pasado, el mundo rugbístico de la ciudad se conmovió ante el caso de Ignacio Maeder, el rugbier de Duendes al que se le derrumbó un scrum y le provocó una severa lesión cervical. Peleando entre la vida y la muerte, Nacho pasó 50 días internado en Rosario, hasta que lo trasladaron, ya algo más estable, a una clínica de Buenos Aires. "Mi novio en ese momento fue a visitarlo, lo conocía del club y me relató todo lo que le contó Nacho cuando pudo hablar de lo que había padecido esos días. Estuve pensando dos semanas en lo que él no pudo expresar. Sentí que eso no podía quedar en la nada. El es un caso en un millón, porque en distintas situaciones hay gente que no se puede comunicar. Pero sentí que lo tenía que conocer. Así que hablé con el padre y le conté mi idea". ¿Y cuál era la idea de Julia? Ponerle voz a Nacho, con los textos. Admite que hubo una química extraordinaria y que se embarcaron en dos proyectos: "Uno es a corto plazo, las columnas semanales en el blog, donde él elige los temas. Los charlamos y yo le doy forma. Y el otro es a largo plazo: un libro sobre su historia, para que de esta manera él tenga metas cortas y largas, la larga va de la mano de su recuperación", explica. La primera columna que publicaron se llama "La mística del rugby". Tuvo mucha repercusión y se publicó en Francia. Lo que viene es más ambicioso pero va sin apuros. "La publicación del libro es más difícil, en estos casos aprendés lo que es la paciencia y la impotencia. Es áspero cuando la evolución de Nacho se estanca. Pero la idea es que se publique cuando se pueda. Por ahora es un borrador. Son, como una vez me dijo un escritor al que consulté, 200 rollitos de papel en una caja".

Comentarios