Ovación
Jueves 23 de Marzo de 2017

Poco rendidores

Teo y Ruben jugaron apenas en 9 ocasiones juntos y no lograron consolidarse como dupla.

Central contrató a Teo Gutiérrez sin medir gastos con la teórica idea de que podía llegar a formar junto a Marco Ruben, quien fue adquirido por una inédita suma millonaria, una letal dupla de atacantes. Pero nada de eso sucedió. Ni mira de que ocurra además en esta época del torneo. Es que de los 21 partidos que jugó Central desde que sumó al colombiano, sea por el torneo local o Copa Argentina, ambos puntas jugaron juntos desde el vamos en apenas nueve encuentros. Y la resultante indica que el canalla no sacó provecho como todos esperaban, independientemente de que al torneo largo aún le quedan varias fechas por disputar.

   Los nombres no garantizan resultados. Menos en el fútbol, donde todo es tan dinámico. Cuando la dirigencia apuntó a Teo como variante para suplir la desprolija marcha de Marcelo Larrondo a River no midió gastos. Tampoco consecuencias.

   La actualidad marca que el club de Arroyito no sacó ningún rédito jugoso teniendo al caribeño y Ruben en el frente de ataque.

   A ese cuadro de situación hay que agregarle que algunas actitudes marcadas del cafetero terminaron de colmarle la paciencia al plantel canalla, más allá de que cada protagonista se esfuerce por remarcar lo contrario en conferencia de prensa o ante cualquier micrófono. Y en medio de todo está el club. El mismo que no puede disfrutar de los goles soñados por esa alta sociedad que todos imaginaban cuando el pase de Teo se cristalizó luego de una ardua negociación que incluyó desembolsar unos cuantos miles de euros más para que selle su salida de Portugal.

   Los números reflejan además sin piedad la pobre campaña que vienen cumpliendo cada vez que ambos están en cancha juntos desde el arranque. Sólo resta ver la infografía (ver aparte) para certificar que es una dupla poco rendidora y bastante onerosa.

A recuperarse en casa

Le está costando ganar en el Gigante. Está a la vista que no hace pie. Pero Central tratará de aprovechar el envión anímico que tomó tras el triunfo sobre la hora frente a Quilmes, el viernes pasado por la mínima diferencia, para volver a sonreír ante su gente. Claro que la empresa no será sencilla porque la última vez que logró abrochar un triunfo data del 1º de octubre pasado, cuando el equipo de Eduardo Coudet le ganó 5 a 0 a Arsenal. Luego llegó una serie de empates y derrotas que terminaron alterando el paso y las aspiraciones de los auriazules de ser protagonistas.

Atrás quedó la goleada ante Arsenal. Pasó casi un año de la última vez que los auriazules se quedaron con los tres puntos que estaban en juego. Las estadísticas indican que los canallas actuaron luego en 5 ocasiones en el Gigante y lograron solamente dos puntos sobre 15 posibles. Muy poco para la inversión que hizo el club en su momento.

La cronología de los hechos marca que en la 7ª fecha, el 23 de octubre, el entonces equipo de Coudet perdió el clásico contra Newell's sobre la hora. Luego, en la 9ª jornada que se jugó el 6 de noviembre, apenas igualó sin goles frente a Independiente en un partido pésimo.

El 26 fue turno de afrontar la 11ª fecha. Y fue empate con Olimpo fruto del 1 a 1. En el capítulo 13 (11/12) perdió 2 a 1 con Lanús. Y en su última presentación, ya con Montero en el banco, Central cedió 1 a 0 frente a Godoy Cruz. ¿Podrá pasado mañana cortar esta racha? Como dato extra hay que destacar que por primera vez en lo que va del campeonato, el canalla tratará de conseguir dos triunfos consecutivos.

Datos: Carlos Durhand


Comentarios