Newell's Old Boys
Domingo 30 de Julio de 2017

Patadas, contractura y el afecto de la gente

Brian Sarmiento jugó apenas 20 minutos porque recibió varias faltas y encima se contracturó el gemelo. Después del partido dijo que está entusiasmado porque "Newell's será un equipo ofensivo" y a la salida, los hinchas de Talleres le pidieron sacarse fotos.

Brian Sarmiento jugó apenas 20 minutos porque recibió varias faltas y encima se contracturó el gemelo. Después del partido dijo que está entusiasmado porque "Newell's será un equipo ofensivo" y a la salida, los hinchas de Talleres le pidieron sacarse fotos

Gran parte de las miradas en el amistoso de ayer por la mañana en la capital cordobesa de Newell's ante Talleres estaban dirigidas a Brian Sarmiento, quien tuvo su primera participación en un amistoso formal de fútbol desde que se consumó su llegada como refuerzo leproso. Y hay que decir que no fue la mejor mañana del carismático volante, ya que recibió varias patadas y encima sintió una contractura que los 20 minutos le impidió seguir jugando. Por eso fue reemplazado por precaución para evitar una lesión de mayor consideración. Igual, el propio Brian tras el partido minimizó la dolencia y aseguró que "es una contractura para no preocuparse". Además dijo estar entusiasmado porque "la idea del DT Juan Manuel Llop es hacer un equipo ofensivo". Y antes de subirse al micro rumbo a Rosario, los hinchas de Talleres le pidieron sacarse fotos junto a él y los complació con una sonrisa.

Sarmiento no tuvo una mañana sencilla. Porque cada vez que tocó la pelota los jugadores de Talleres le fueron fuerte y a veces a destiempo. Encima en una jugada forcejeó con Javier Gandolfi porque no se ponían de acuerdo sobre dónde poner la pelota para ejecutar un tiro libre a favor de Newell's. Y lo peor fue que antes de los veinte minutos sintió una sobrecarga en el gemelo izquierdo que lo sacó de la cancha por precaución. Por eso se pudo ver poco del volante leproso, que en las pelotas que tocó buscó siempre ir para delante y encarar.

Igual tras el partido (ganó 2 a 0 la T), con su habitual amabilidad, declaró que "todavía no caigo de que estoy vistiendo esta camiseta". Y sobre la adaptación al grupo confió: "Mis compañeros son uno mejor que el otro. Tenía miedo de venir y ver cómo me iban a tratar porque tal vez les podía molestar que yo soy bastante popular en las redes sociales y la tele, pero la verdad es que ellos me bancan y saben cómo soy. En las prácticas soy el primero en entrenar y el último en irme. Mientras nos manejemos con respeto estamos todos muy bien".

Además contó que "Llop me pide que esté tranquilo, que presione arriba y que llegue mucho al área para tratar de hacer goles. Vamos a ser un equipo muy ofensivo". Y agregó: "Newell's es un equipo grande y siempre tendrá el sueño de pelear arriba y hacer un campeonato digno de su historia. Yo llevo una semana entrenando con el plantel y estamos haciendo los movimientos que nos pide el Chocho. Es cuestión de seguir entrenando y aceitando el funcionamiento".

Sobre las patadas que recibe de los rivales, le dijo a Ovación: "Es normal que los rivales me vayan a buscar con alguna patada, pero mis compañeros me van a proteger. Yo trataré de no entrar en el juego de ellos. Estoy acostumbrado y no hay problemas".

Y concluyó: "A los hinchas les digo que estén tranquilos, que vamos a dejar siempre lo mejor de cada uno de nosotros para darles alegrías". Luego de hablar con la prensa, Brian escuchó el llamado de algunos hinchas de Talleres que esperaban afuera del estacionamiento de la cancha y con amabilidad caminó varios metros para compartir una foto con ellos. Es la atracción que genera el nuevo diez leproso en esta época de furor de las redes sociales.

Comentarios