Newell's
Lunes 19 de Diciembre de 2016

Parque de diversiones en el Coloso con goleada, fiesta en las tribunas y emocionante despedida a Mateo

Newell's goleó 6 a 1 a San Martín y quedó como escolta. Fiesta en las tribunas y emocionante despedida a Mateo

Newell's goleó 6 a 1 a San Martín y quedó como escolta. Fiesta en las tribunas y emocionante despedida a Mateo

Newell's cerró anoche un semestre bárbaro. El Coloso fue un verdadero parque de diversiones. Porque los rojinegros armaron una actuación descollante de principio a fin. En la etapa inicial en una ráfaga de 20 minutos le hicieron pasar vergüenza a San Martín de San Juan, con golazos de Maxi Rodríguez, Víctor Figueroa y Nacho Scocco. Encima después Diego Mateo clavó el cuarto de cabeza en el complemento, lo que generó la gran ovación del pueblo leproso hacia el enorme Pomelo, que sin preaviso le puso punto final a su intachable carrera (ver página 3). Para nada hizo cosquillas el descuento de Marcos Gelabert. Hubo más perlas de la Lepra. Llegó el quinto en contra de Luis Ardente, tras un tiro de Facundo Quignon y el sexto con una emboquillada hermosa de Nacho. Fue una producción arrolladora para alcanzar la cosecha de 28 puntos y terminar junto a San Lorenzo como escolta del líder Boca (31 unidades). Un campañón del equipo confiable que supo amalgamar Diego Osella. Serán unas felices fiestas en el mundo Newell's, porque además de ser uno de los principales animadores del certamen estuvo el plus de haber cortado la racha negativa en los clásicos con el triunfazo en Arroyito de la séptima fecha. En el Parque habrá una dulce Navidad y un inicio de 2017 lleno de ilusiones para seguir dando pelea arriba hasta las últimas consecuencias. Muy bien por Newell's.

Fue tan brillante desde el juego y contundente en la red adversaria la producción del equipo de Osella que promediando el complemento la gente desató un festejo loco, emocionante, con un griterío ensordecedor en las tribunas y con bengalas y fuegos artificiales que obligaron al juez Ramiro López a detener algunos minutos el encuentro.

mateo2.jpeg
La efusividad de los compañeros, el saludo al árbitro y al técnico no dejaron dudas: se retiró Mateo.
La efusividad de los compañeros, el saludo al árbitro y al técnico no dejaron dudas: se retiró Mateo.
mateo3.jpeg
La efusividad de los compañeros, el saludo al árbitro y al técnico no dejaron dudas: se retiró Mateo.
La efusividad de los compañeros, el saludo al árbitro y al técnico no dejaron dudas: se retiró Mateo.


Así, a puro gol, toques magistrales, lujos efectivos y presión en toda la cancha, Newell's se regaló un partido perfecto para bajarle la persiana al 2016. Es cierto que enfrente los sanjuaninos fueron una sombra y dieron ventajas groseras en todas las líneas.

Pero a los rojinegros poco les importó las ofertas del rival de turno y lo vapulearon.

La noche de ensueño también sirvió para que los referentes del plantel griten goles de gran factura y reciban el afecto incondicional de la gente. Maxi hizo un gol maradoniano antes del minuto y aunque debió salir con un golpe intercostal tras un choque involuntario en el festejo con Amoroso también lo ovacionaron (la Fiera será sometido a estudios). Lo mismo ocurrió cuando fueron reemplazados Mateo y Scocco, que clavó un doblete. Este semestre además fue el de la reconciliación de la gente con los históricos del plantel.

Triunfazo leproso. Noche de juego brillante. Festejo grande en las tribunas y emotiva despedida de los hinchas a un grupo de jugadores que con aciertos y errores lo que jamás resignan es el compromiso con la camiseta y la ambición de escribir más páginas gloriosas en el club del Parque.

Si Osella y sus muchachos podían elegir un cierre de año no hay dudas de que era el de anoche. Newell's ganó, goleó y gustó. Jugó por lejos el mejor partido del ciclo Osella. Y encima Pomelo hizo un gol el día del Adiós.

El combo no pudo haber sido más emocionante.

Comentarios