Ovación
Martes 05 de Septiembre de 2017

"Para Argentina, subestimar a Venezuela sería un grandísimo error"

El ex defensor de Central Córdoba brindó un pantallazo del rival argentino de hoy. "Jugué muchos años ahí. Lo que resta de eliminatorias es ganancia para el futuro porque allá están de reestructuración", le confesó el Cabezón a Ovación


Es otro de los tantos rosarinos trotamundos del fútbol. Carlos Javier López tiene en estos pagos pasado en Newell's, Central Córdoba y Tiro Federal. Además jugó en Chile, México, Italia, Bolivia, India y Liechtenstein. Pero el grueso de su carrera la cursó en Venezuela, el rival de esta noche de Argentina. "Subestimarlos sería un error", afirmó el Cabezón a modo de prólogo en una charla a fondo con Ovación. "Gané seis campeonatos allá, además tuve como compañero a Dudamel y a varios que hoy en día están en la selección", acota López. "Lo que refleja la tabla no es lo que merece el equipo. No tiene nada que perder. Al contrario, sabe que lo que resta de eliminatorias es ganancia para el futuro por la reestructuración que están haciendo", remarcó defensor, quien dejó hace tres meses el país de la vinotinto.
   Con cada palabra que hace referencia al mercado venezolano es como que el Cabezón ofrece un cuadro de situación preciso. Y no es para menos. Defendió las camisetas de Estudiantes de Mérida, Deportivo Italia, Zamora, Deportivo Táchira, Deportivo Anzoategui y Mineros de Guayana, club que dejó hace escasos meses. Sin dudas es otra gran palabra autorizada para analizar al elenco que hoy buscará hacerle fuerza a Messi y compañía en cancha de River.
¿Se puede decir que Venezuela es tan vulnerable como lo refleja la tabla de posiciones?
No. Soy un convencido de que lo que refleja la tabla no es lo que merece el equipo. Lógico que los números son indicadores y marcan la realidad. Aunque no la forma de trabajar que tiene el seleccionado. Todos se piensan que será un partido fácil para Argentina, pero no será así. Y si entran en la subestimación será un error muy grande. Lógico que Venezuela no tiene nada que perder. Al contrario, sabe que lo que resta de eliminatorias es ganancia para el futuro por la reestructuración que está haciendo el conjunto nacional. Ellos apuntan al futuro.
Lo catalogás como que será un partido chivo entonces.
Por supuesto. Después, con el diario del miércoles veremos si fue fácil o no. Pero a eso no lo sabe nadie en la previa. La teoría indica que Venezuela hará todo como para llevarse algo del Monumental. Claro que cuando uno luego ve el equipo que tiene Argentina, no caben dudas de que si están bien Messi, Dybala o Icardi, la historia puede ser simple y favorable para nosotros.
¿La reestructuración tiene que ver esencialmente con la gran camada que viene de componer el Sub 20 en el Mundial, donde fue finalista ante Inglaterra hace unos meses?
Sí, ni hablar. Además, lo necesitaba. Hay muchos chicos muy interesantes en Venezuela. Es más, creo que mereció haber logrado el título contra los ingleses porque fue superior desde el juego en esa final jugada en junio pasado en Corea del Sur. Dudamel conoce a todos porque los dirigió y seguramente debe tener en mente lo que realmente desea a futuro. Por eso está mechando en la mayor a varios juveniles, lo que marca que podría ser una selección fuerte en la próxima eliminatoria.
¿Ves al arquero Faríñez con la suficiente personalidad para pararse en un Monumental lleno y teniendo a los mejores del mundo enfrente?
Totalmente. Quienes conocemos a Wuilker (Faríñez) sabemos que es un gran arquero, con una gran personalidad. Tiene apenas 19 años pero parece tener más de 30. Es increíble que con tanta juventud se plante así debajo del arco del seleccionado mayor y para jugar una eliminatoria.
¿Tan bueno es?
Sí. Por algo Huracán lo quiso el semestre pasado. No tengo dudas de que será uno de los mejores en su puesto en un corto período. El otro día, contra Colombia, demostró lo que puede dar. A eso le sumo que con 17 años integró el plantel nacional que jugó la Copa América 2015 y el año pasado estuvo en la Copa Centenario. Debutó en primera a los 16 años. Algo tiene, sin dudas.
¿Qué se juega la selección de Venezuela?
Más de lo que muchos pueden llegar a pensar. Hay que tener presente que el jugador siempre juega por algo. Me podrán decir que Venezuela está último y que tuvo cambio de entrenador. Pero de lo que estoy seguro es de que hará lo imposible para tratar de complicar a Argentina. Además, no sé por qué, pero siempre nos costó ganarle. Y eso que tenemos a los mejores del mundo. Eso indica que la vinotinto se las arregla casi siempre para complicarnos.
Más allá de eso, este equipo no es el mismo que causaba grata sorpresa años anteriores.
No, pero por algo hay cada vez más jugadores venezolanos por el mundo. Quizá no se produce ese cambio radical que necesita el seleccionado por una cuestión dirigencial nomás, ya que entrenadores, preparadores físicos y futbolistas progresaron mucho y están muy capacitados para trabajar en cualquier liga del Primer Mundo.
¿Y por qué el fútbol no logra destronar al béisbol o el básquet?
No te creas. Evolucionó mucho el fútbol en los últimos años. Ya no se ven tantos chicos con una camiseta dividida con los colores de Venezuela y Argentina o Brasil. Ahora todos lucen con orgullo la vinotinto. Y eso es un sentido de pertenencia que no se puede negar. Los resultados pronto llegarán. En la Sub 20 ya se vio que el proyecto dio sus frutos. Llegó a la final del Mundial, se vendieron a casi todos los jugadores y nutrieron al seleccionador mayor. Es cuestión de tiempo nomás. Nada se hace o se logra de un día para el otro.
¿En qué cambió Dudamel a este equipo, ya que lo conocés porque fueron compañeros?
Con Rafael compartimos equipo en Estudiantes de Mérida. Tiene una gran personalidad ante todo. Es muy capaz. Por algo hizo una gran carrera en su época de jugador. Le inculca esa mentalidad ganadora que tiene a todos los que están a su alrededor. Además, se ve que es muy trabajador porque uno ve cosas específicas desde lo táctico.
¿Por qué convocó a muchos jugadores jóvenes?
Porque sabe lo que pueden dar. Los conoce a todos desde los juveniles. Además, hay pibes que tienen 20 o 21 años, pero juegan en primera desde hace tiempo porque Venezuela tiene un reglamento que cada equipo debe poner de titular a un Sub 20. Por eso es que no fue casualidad lo que hizo el Sub 20 en el Mundial de Corea del Sur, donde llegó a la final.
¿Si tiene un buen capital entonces por qué se la subestima tanto?
Ese es problema, se la subestima porque no conocen cómo se trabaja allá. En nivel de entrenamiento está parejo con las mejores ligas. La tecnología no llega sólo a nuestro país, Italia, Inglaterra, España o Alemania. Llega a todas partes. Y en Venezuela se emplea. Los que jugamos allá sabemos bien cómo se entrena y juega. Por eso es que respetamos tanto ese fútbol y a todos los cuerpos técnicos.
¿Y lo social cómo repercute en el seleccionado?
Venezuela está atravesando momentos muy difíciles a nivel social. Si bien no lo sufrí tanto como otras personas, sí lo padecí desde el punto de vista de que no podíamos abastecernos con alimentos o medicamentos. Igualmente, como jugador de fútbol viví otra realidad. Hay que ser sincero. Pero el trabajador normal la pasa muy mal. La plata no le alcanza o no consigue nada. Entonces, cuando juega la selección es como que le devuelve esa alegría que tiene el pueblo en su interior. Y los jugadores saben que pueden darle una felicidad al obtener un buen resultado. Por eso creo que mañana (hoy) no será un trámite para Argentina, pese a que deseo que ganemos porque soy de acá y quiero ver a mi país en el Mundial de Rusia.
¿Qué es Venezuela para vos?
Un país que me dio muchísimo. Soy un agradecido. Estuve seis años, de hecho me vine hace tres meses y me imagino el día de mañana trabajando allá. Más allá de todo, es un país maravilloso.

La definición un gran problema

Aunque parezca increíble la falta de definición es uno de los grandes problemas que tiene Argentina. Sí, aunque cueste creerlo y teniendo en cuenta que cuenta con Lionel Messi, Mauro Icardi y Paulo Dybala, entre otros temibles goleadores, la selección es la segunda menos goleadora entre los diez equipos con 15 tantos. Sólo supera a Bolivia, que anotó 13 en las 15 fechas que se llevan disputadas. Los números son un claro indicativo de por qué la selección está en la posición en la que se encuentra, en la quinta. A su favor hay que sostener que también es la segunda menos goleada. A Brasil, líder y ya clasificado, le hicieron goles en 10 oportunidades, mientras que a la albiceleste sólo le marcaron 14 veces. Esto es lo que hizo que se mantuviera en la mitad de la tabla y en este caso —hasta el momento— con la chance de jugar el repechaje. Messi es el goleador con 4 tantos y lo siguen Lucas Pratto, Gabriel Mercado y Angel Di María con 2. Mientras Gonzalo Higuaín, Ezequiel Lavezzi, Ramiro Funes Mori, Lucas Biglia y Nicolás Otamendi completaron con un gol cada uno los quince que llevan anotados y que establecieron un promedio de un grito por partido. El dato es llamativo por los nombres que integran el plantel, la gran mayoría goleadores temibles en sus equipos. Pero con la albiceleste les cuesta repetir lo que realizan en Europa.

Comentarios