Central
Viernes 11 de Agosto de 2017

Paolo Montero edifica en Central sobre una base establecida

El hoy supuesto equipo titular de Central cuenta con mayoría de jugadores que vienen del torneo anterior

De un equipo a otro. De una base que había a una formación que contará con algunos cambios importantes, pero que en líneas generales respetará la presencia de varios que ya vienen del proceso anterior. En eso anda Paolo Montero en el día a día en Arroyo Seco, en tratar de lograr que las piezas se amolden lo más rápido posible a su idea y que el encastre entre todas ellas no resulte un cuadro de difícil resolución de este nuevo rompecabezas. Por lo pronto, lo que se avizora como dato positivo es que es al haber varios jugadores que estuvieron y que, se supone, también estarán ahora la cosa puede resultar más sencilla. Es que siempre se presenta como más complejo cuando de un torneo a otro se barre con un equipo para poner otro en cancha. Este no es el caso. En condiciones normales, no menos de seis o siete jugadores que eran titulares en el campeonato anterior también lo serían ahora. Y otros tantos que no estarían desde el arranque servirán como alternativa.

Todo esto forma parte de un juego de imaginación, donde las especulaciones pueden tejerse para uno u otro, dependiendo de la lectura que alguien pueda hacerle. Por ejemplo, que el equipo haya perdido figuras como Javier Pinola, Damián Musto y, quizá en menor medida (por el rendimiento y aporte futbolístico durante su estadía) Teófilo Gutiérrez, no es un detalle que merezca ser dejado de lado o tomarlo con demasiada liviandad. También emigró Víctor Salazar. Bajas sensibles, de las que se sabía que debían ser reemplazadas de la mejor manera.

Más allá de eso, Montero trabajó durante la pretemporada y lo hará una vez que comience el torneo con unos cuantos jugadores clave, que ya conocen al dedillo por dónde pasan las peticiones futbolísticas del entrenador.

Cuando insistió tanto tiempo por el Ruso Rodríguez fue porque consideró que ya había un conocimiento por parte del arquero y que eso le daba un plus. Lo mismo pudo haber ocurrido en otros casos.

Por supuesto que cuando la pelota comience a rodar será el propio Montero quien decida qué nombres estarán dentro de la base y a quienes les tocará el traje alternativo. Pero hay un esbozo que hoy se puede realizar con un margen de error bastante pequeño.

Teniendo en cuenta el amistoso del miércoles en el Gigante ante Sarmiento de Junín, hoy se puede suponer que dentro de una semana y media, cuando el equipo viaje a Santa Fe para visitar a Colón, muchos de esos nombres estarán.

Diego Rodríguez, Paulo Ferrari, José Leguizamón, Washington Camacho, Gustavo Colman, Federico Carrizo, Marco Ruben son hoy parte de ese equipo con el que Paolo Montero piensa dar el primer paso en la superliga. Después, estarán los rendimientos, no sólo en los partidos sino en los entrenamientos, que le servirán al técnico para ver si queda conforme, si mantiene o si le mete alguna vuelta de tuerca al equipo. Pero los nombres están. De todos ellos, quizá la presencia de Colman es la que más pueda ponerse en duda, teniendo en cuenta que en ese lugar llegaron varios futbolistas como refuerzos.

De un campeonato a otro habrá cambios. Pero además de mantenerse el entrenador, algo similar ocurrirá con varios de los jugadores que hace un tiempo eran titulares y hoy se presumen como tal. Así, el recambio será importante pero no lo suficiente como para pensar que a Montero le pueda generar un verdadero dolor de cabeza el lograr no sólo que la estructura no se resienta, sino que, en la medida de lo posible, se pueda potenciar.

Comentarios