Ovación
Martes 10 de Octubre de 2017

Pablo Alabarces: "No clasificar no sería ninguna catástrofe"

El sociólogo, docente de la UBA e investigador del Conicet desdramatizó el partido de hoy. "Es un problema sólo para medios y sponsors", dijo

Tras el empate del jueves entre la selección argentina y Perú se dispararon un sinnúmero de dramáticos titulares en los medios. Se habló de "abismo", "catástrofe nacional", "una vida menos", "la última bala", "muerte anunciada" y "duelo nacional". Una especie de tragedia griega que supuestamente afectará a todos y cada uno de los argentinos si hoy Argentina no le gana a Ecuador o definitivamente no clasifica al Mundial de Rusia. El sociólogo, docente de la Universidad de Buenos Aires (UBA) e investigador del Conicet Pablo Alabarces dialogó con Ovación y explicó por qué sostiene que tanto esas metáforas como los diagnósticos sobre supuestas depresiones colectivas son generalizaciones exageradas que construyen "hombres blancos, de clase media, ligados con el periodismo deportivo, sobre todo porteño", y sin sustento empírico. "Acá la catástrofe es económica: para los medios, los clubes, los sponsors, las tarjetas de crédito y las marcas de ropa deportiva", aseguró.

Alabarces se doctoró en 2002 en Brighton (Inglaterra) y en su tesis investigó sobre la relación entre fútbol y nacionalismo en la Argentina. Hace tiempo que sostiene que la semántica del relato futbolero basado en el "ganar o morir" no sólo es dramática y megalómana sino que contribuye a que la Argentina sea uno de los países más violentos en relación con el deporte en América latina. Y más. Dijo que con sus trabajos comprobó que recién a partir de 1978 al público futbolero le comenzaron a importar los campeonatos mundiales.

"Antes sin televisión ni globalización, Argentina no fue a tres mundiales (al del 38, el 50 y el 54) y se quedó afuera en el 69 y a nadie le movió un pelo. ¿Por qué le empieza a interesar la selección al público futbolero y no futbolero? Por Maradona, que era un símbolo nacional y popular por excelencia que podría haber creado el propio Perón. Ahora bien, cuando en 1994 desaparece Diego Maradona de escena afloja el sentimiento nacional futbolero, se vuelve cada vez más tribal: hoy, a más de un hincha le preguntás si le preocupa más que descienda su club o que no clasifique la selección y se animará a reconocer que le preocupa más su equipo", afirmó.

alabarces.jpg

Sin embargo, no deja de reconocer que el relato "exitoso" del fútbol es tan potente que siempre promete más triunfos que derrotas aunque no sean reales.

"En los últimos años, estadísticamente fue más exitoso el hockey que el fútbol, que sólo tiene dos mundiales y el último fue hace 31 años. O si se quiere, es mucho peor la caída de Los Pumas en el Championship, pero nadie habla de catástrofe nacional".

Y no sólo aseguró que si mañana Argentina pierde "acá no se muere nadie". Aseguró que "toda la biblioteca da cuenta que no hay relación entre el éxito deportivo y el político, aunque se crea que este triunfo puede favorecer o no al gobierno de Macri". Y dio dos ejemplos para explicar esta idea.

"Nadie duda que la dictadura quiso ganar consenso con el Mundial 78, sin embargo al año siguiente comenzaron las revueltas sindicales contra el gobierno. Y en 2002 (el ex gobernador Carlos) Reutemann dijo: «Si no solucionamos el tema del corralito y quedamos afuera en la primera rueda, se incendia el país». Era el año de la selección favorita, la de Bielsa, la que se iba a comer a los chicos crudos y no pasó la 1ª fase y no pasó nada. Si el deporte provocara revueltas populares en términos políticos yo mismo fogonearía ir a AFA a sacar a esos dirigentes impresentables, que desde el sufragio 38 a 38 con 75 votos, y antes también, sólo hicieron las cosas mal. Pero el chivo expiatorio de mañana (por hoy) seguro serán los jugadores o Sampaoli. Nadie va a pedir la cabeza de AFA porque eso complica al macrismo, una pata del sindicalismo argentino, Clarín, TyC, TNT y FOX".


Comentarios