Central
Jueves 28 de Septiembre de 2017

Otro yerro del arbitro que esta vez quedó en segundo plano

Rapallini obvió un claro penal de Pablo Pérez con el partido 0-0, que hizo acordar al perjuicio de la final 2015.

Otra vez un penal escandaloso amagó con arruinar la noche canalla ante Boca y trajo inevitablemente a la memoria aquel sancionado por Diego Ceballos en la final de la Copa Argentina 2015, esa vez a favor de Boca. El de ayer debió ser a favor de Central y Fernando Rapallini lo ignoró con el partido 0-0, apenas pasado el cuarto de hora. Por suerte para la incidencia del desarrollo, enseguida marcó el gol Mauricio Martínez y quedó relegado en importancia, pero nuevamente perjudicaron a los auriazules.

El pueblo canalla no olvidará el penal cobrado por Ceballos por la falta afuera del área de Paulo Ferrari a Gino Peruzzi, que derivó en el 1 a 0 de Boca, como antes el gol anulado a Marco Ruben por un fantasmal offside de Marcelo Larrondo y después, sobre la hora, el segundo xeneize que sí fue cobrado pese a repetirse la misma situación de duda de posición adelantada. Y la bronca revivió cuando a los 16', luego de un despeje corto en un córner, el zurdazo de Gustavo Colman fue desviado en una gran atajada de Pablo Pérez, quien la sacó al tiro de esquina arrojándose como un arquero y con el brazo derecho.

Las protestas canallas fueron en vano, porque Rapallini no dudó nunca en marcar el córner. El gol de Martínez diez minutos después aplacó los ánimos. Es más, Central pareció jugar mucho mejor después de aquella acción.

Sobre el final del primer tiempo, Frank Fabra penetró al área canalla por izquierda y cuando intentó dar un pase corto profundo, el balón rebotó en el codo derecho de Alfonso Parot. Pero el lateral izquierdo auriazul tenía pegado el brazo al cuerpo y además no tuvo ninguna intención, como sí se apreció en la acción de Pablo Pérez.

Claro que no fueron las únicas acciones polémicas, porque Rapallini siempre estuvo muy decidido para apurar por ejemplo los saques del Ruso Rodríguez o en sacar a Marco Ruben de la cancha a la hora del cambio, impidiendo que le trasladara la cinta de capitán a Paulo Ferrari. Es más, como Zampedri se la alcanzó y el Loncho no alcanzó a ponérsela porque el juez hizo rápida la ejecución del córner, la tuvo en sus manos unos minutos hasta que tuvo un resquicio para ponérsela.

Rapallini tampoco sancionó una clara infracción de Pérez sobre Fernando Tobio a la media hora del primer tiempo cuando le pegó a la altura de los testículos, en una acción cuanto menos imprudente del volante xeneize. Y a Paolo Goltz sobre el ingresado Elías Gómez, en una corrida suya al final por la derecha, como también cobró al revés una falta por manotazo de Wilmar Barrios a Ruben. Eso sí, al nueve canalla le sacó solo amarilla cuando pisó en la tibia al colombiano delante suyo.

Eso fue en el comienzo de un segundo tiempo a pura tarjeta, ya que sacó nada menos que siete en un lapso de poco más de diez minutos, aunque la mayoría tuvieron razón de ser por el juego áspero de ambos lados.

En el final, le mostró la segunda amarilla por una patada a Fabra, que derivó en la atajada clave del Ruso Rodríguez en el adicional tras un tiro libre de Cardona.

Comentarios