Ovación
Domingo 28 de Mayo de 2017

Otro grito clave de la Fiera

Maxi desniveló rápido tras el 1-1. Hoy no sabe si son sus últimos partidos en la Lepra.

Es el responsable de los goles importantes. Sus apariciones letales le dieron victorias a Newell's en el último suspiro o durante esos lapsos de juego monótono en los que ni por asomo se vislumbraba un triunfo. Maximiliano Rodríguez rescató ayer nuevamente a su equipo durante un estado de confusión. La inesperada igualdad de Coniglio al comienzo del segundo tiempo abrió un sinfín de interrogantes sobre la capacidad de reacción del rojinegro. Pero no fue necesario esperar qué sucedía. La Fiera enfiló hacia el arco, resolvió con clase y encaminó al conjunto de Diego Osella hacia un triunfo costoso. Fue otra actuación determinante del experimentado jugador, la cual no se sabe si será una de las últimas o si habrá otras por un tiempo más.

La directiva de Newell's dijo que en unos días se reunirá con el futbolista para tratar la prolongación de su vínculo, que culmina a fin de junio. Maxi Rodríguez es cauto al respecto. "Sobre el futuro voy día a día. Sigo disfrutando en Newell's y me dedico a jugar. Veremos qué pasa con mi futuro, esta es mi casa y mejor que acá no voy a estar en ningún lado. Pero hay cosas que no dependen de mí", dijo la Fiera.

"Para entrar en la Copa Libertadores dependemos de nosotros", subrayó Maxi sobre el objetivo de Newell's, que antepone a lo que ocurrirá sobre su futuro.

Si el rojinegro depende de lo que haga el equipo para llegar a la Libertadores, es evidente que en buena medida recae en la incidencia de Maxi. Se sabe que a los 36 años tiene altibajos durante los partidos. Pero sus cualidades, la repentización y capacidad para definir, lo hacen determinante. Lleva 9 goles en el torneo, de los cuales 5 fueron decisivos para que Newell's se retire con la victoria: Central (1-0), Arsenal (1-0), Rafaela (1-0), Colón (2-1) y Olimpo (2-1 parcial).

A partir de que Scocco faltó ayer, Maxi debió ocupar su puesto. Fue un "falso 9", rotando y retrocediendo. Cumplió una función en la que no es donde mejor se desenvuelve. Tener seguido sobre sus espaldas a los zagueros no lo favoreció.

Le costó al principio entrar en juego. Hasta que bajó unos metros y se empezó a encontrar con Formica. Las participaciones de Maxi eran esporádicas, en un trámite deslucido. Casi convierte con un furibundo remate desde lejos que se fue cerca del palo derecho.

Cuando Olimpo igualó, Maxi rescató a la Lepra. Tras la habilitación de Mansilla, corrió a espaldas de los defensores para enfrentar a Gabbarini y ponerla arriba. La pelota pegó en el travesaño y se metió.

Maxi le devolvió la tranquilidad a Newell's tres minutos después de la conquista de Coniglio. Fue tan importante el gol de la Fiera que Newell's se agrandó, aumentó enseguida con la segunda conquista personal de Fértoli y tuvo los mejores pasajes.

Si bien la Lepra volvió a cometer errores, Olimpo no se achicó y lo hizo padecer hasta el final, Maxi ya había hecho su parte. Como otras tantas veces. Hoy no se sabe si son las últimas presencias de la Fiera o si extenderá algo más su carrera en el club a donde regresó para poner fin a su ciclo.

Comentarios