Ovación
Miércoles 04 de Octubre de 2017

Oswaldo Ramírez recordó: "La Bombonera no nos intimidó"

Cachito anotó los dos goles con los que el equipo incaico dejó afuera a Argentina del Mundial 1970. Le contó a Ovación aquellas vivencias y lo que espera para mañana

Poco más de 48 años pasaron de aquel recordado partido entre Argentina y Perú en el que el equipo dirigido por Adolfo Pedernera empató 2 a 2 con los incaicos y se quedó afuera del Mundial de México 1970. Aquel 31 de agosto, en la Bombonera, sí el mismo escenario en el que mañana medirán fuerzas los de Sampaoli contra los de Gareca en lo que parece ser un choque bisagra de cara a Rusia 2018, Oswaldo Ramírez fue el verdugo de Argentina. Sus dos goles no hicieron otra cosa que ponerles punto final a las aspiraciones argentinas. Hoy Cachito Ramírez recuerda aquel partido y aquellas anécdotas una y mil veces. "Es raro que Argentina haya elegido la cancha de Boca, que es donde por primera vez quedó eliminada Argentina de un Mundial. Ahora parece que los dirigentes están buscando que sea la segunda. A nosotros la Bombonera no nos intimidó", apunta Ramírez del otro lado de la línea en el extenso diálogo que mantuvo con Ovación. Claro que no fue la única vez que sonó su teléfono para que rememorara aquella hazaña. "Me han llamado cualquier cantidad de veces, no sólo de Perú, sino también de Argentina", confiesa. Y espera que lo hagan algunas veces más. "Con mucho gusto atenderé a todos. No tengo problemas", dice. Y con la charla ya en marcha el ex jugador de la selección peruana comienza el recorrido de lo que pasó y lo que, cree, puede suceder mañana en la Bombonera.
¿Imaginaba que se diera nuevamente un escenario similar, con un partido que se presenta casi como una final?
Faltan dos fechas todavía y en esos 180 minutos los dos equipos tendrán las mismas posibilidades, por lo que ambos pueden clasificar. Pero acá lo más importante es que en Argentina hayan elegido a la Bombonera, que es donde por primera vez quedó eliminada Argentina de un Mundial. Ahora parece que los dirigentes están buscando que sea la segunda. No creo que hayan sido los jugadores o el técnico los que eligieron el lugar para jugar.
¿Y eso puede influir?
Mirá, en el fútbol son once contra once y en este caso la Bombonera podría significa presión para los dos porque a la Argentina la van a alentar desde el principio, pero si pasan los minutos y el equipo no logra hacer un gol, esa presión podría volverse en contra. Está difícil para los dos.
¿Y quién la puede
sobrellevar mejor?
Como equipo el que mejor está funcionando es Perú. Argentina tiene muy buenas individualidades pero no está respondiendo como equipo y esa también es una gran ventaja para nosotros. Pero insisto, Argentina tiene individualidades importantes. Fijate que sólo Messi cuenta 190 millones de euros y todo el equipo de Perú vale mucho menos que eso.
De todas formas no es una final como aquella de 1969 porque como decía usted todavía
falta otro partido.
Seguro. Existe la posibilidad de que el que pierda, si es que hay un ganador, que juegue el repechaje.
¿Imaginó alguna vez que aquellos dos goles que hizo en el 69 iban a tomar
tanta trascendencia?
Lo que pasa es que estamos en las mismas circunstancias. Es más, en 1985 ocurrió algo similar, en aquel partido del gol de Gareca que le permitió a Argentina ir al Mundial de 1986. Los partidos entre Perú y Argentina siempre fueron difíciles y eso Argentina lo sabe, por eso digo que los dos tienen las mismas posibilidades de clasificar. En el fútbol se puede perder, ganar o empatar, que es a lo que se expondrán los dos equipos.
¿Tiene todos los recuerdos de aquel partido bien presentes?
Recuerdo todo perfectamente. Como que el primer tiempo terminamos 0 a 0, que en el segundo Perú hizo el gol a los 18 o 19 minutos, que Argentina nos empata con un penal que no había sido y de todo lo demás también.
Y de los dos goles que hizo, ¿cuál le gustó más?
Quizá el segundo, porque vino un par de minutos después del penal de Argentina. Para nosotros fue importante porque sentíamos que podía pasar cualquier cosa. Fue prácticamente el pase al Mundial.
¿Ese día fue de gloria para Perú o lo tomaron como un partido más? ¿Cómo vivían el fútbol
en esa época?
Para Perú era importantísimo porque era la primera vez que el equipo iba al Mundial por mérito propio y por eso las cosas fueron diferentes. Imagínese la enorme alegría que tuvo el pueblo peruano en esos días. Fue indescriptible. Por eso se entiende la forma en la que se vive hoy en Perú esta chance, ya que hace 35 años que Perú no clasifica a un Mundial.
¿Encuentra algún otro punto en común con aquello que sucedió en el 69 y lo que
ocurre ahora?
Sí, en el 69 Argentina cambió tres técnicos y el que terminó dirigiendo fue (Adolfo) Pedernera y ahora también pasaron tres, con Sampaoli como el tercero del ciclo.
Antes lógicamente el fútbol se vivía de otra forma, pero aquella vez la cancha de Boca fue lo de menos.
La Bombonera no nos intimidó. Haga de cuenta que en vez de un partido de fútbol se trata de una pelea de boxeo, cuando el boxeador entra al ring, lo que está gritando la gente es sólo un murmullo que el peleador escucha pero que no determina nada.
Está lejos de pensar que
vaya a ser una ventaja
para Argentina.
Seguro. Va a ser para los dos equipos por igual.
¿Cómo lo define hoy a
Perú como equipo?
El equipo se fue afianzando cada vez más a través de las directivas de Ricardo (Gareca). Cuando él llegó dijo que tenía muy buenos jugadores pero que tenía que tomar una serie de decisiones importantes. Nunca se metió en la vida privada de los futbolistas pero algunas cosas fue cambiando.
¿Gareca respetó esta tradición del fútbol peruano de
buscar siempre con la
pelota por el piso?
Sí, lo respetó, pero también lo fue moldeando.
¿Qué cosas moldeó?
Muchas cosas. Siempre hubo jugadores que parecían elementos indiscutidos, pero ahora funcionan como equipo. Y todos esos cambios le fueron dando resultados.
Y a la distancia, ¿qué tipo de equipo ve en Argentina?
Creo que no está funcionando como equipo, lo que está haciendo es apostar por las individualidades. Con Perú hoy pasa lo contrario.
¿Tiene pensado viajar
para este partido?
Sí, voy a ir junto con la delegación. En realidad hay una empresa (Cristal), que es uno de los auspiciantes de la selección, que va a llevar un grupo de once personas, que se llama "Equipo ideal de apoyo" y tengo la suerte de formar parte. Somos varios lo que jugamos aquel partido los que fuimos invitados para viajar y estar nuevamente en la Bombonera.

Comentarios