Ovación
Sábado 27 de Mayo de 2017

"No me sorprende el lugar al que llegó Sampaoli", aseguró Leandro Armani

El delantero fue uno de los tantos a los que el Zurdo hizo debutar cuando era técnico de Aprendices Casildenses.

"No me sorprende el lugar en el que está y al que llegó Sampaoli", es la primera reflexión que entrega Leandro Armani, uno de los tantos jugadores que hizo debutar en aquellos años felices en Casilda cuando Jorge Sampaoli iniciaba su camino al éxito. "Si lo dejan trabajar tranquilo, no creo que le tiemble la pera con nadie si tiene que sacar o poner a alguien", agrega el ex delantero de Newell's, entre otros equipos. Y en cada frase que incluye en la charla con Ovación deja en claro que una de las virtudes principales es que "es fiel a su estilo y nunca lo cambió. Conservó lo que pregonó desde su arranque". Así como "nació" el Zurdo como DT, en su ciudad natal, en la actualidad sigue aferrado a una idea, la misma que lo condujo a lo más alto como entrenador y arribar por méritos propios a ser elegido para hacerse cargo de la selección nacional. Su máximo sueño. El que le hace tocar el cielo con las manos. El Beto fue uno de los futbolistas al que formó profesionalmente porque con 15 años ya entrenaba con el plantel de Aprendices Casildenses. Y un año más tarde, con 16, le dio la chance de debutar en el equipo de 1999 que se quedó con el título. "Tengo los mejores recuerdos de él. Me tuvo un año entrenando con el plantel profesional y a los 16, cuando me iba a hacer jugar en primera, justo me engripé. Igual me llevó al banco y cuando entré en el segundo tiempo hice un gol", relata Armani mientras bucea en el baúl de los recuerdos de aquellos momentos vividos en el campeonato de la Liga Casildense. Cuando nadie se imaginaba tamaña carrera que tejió el Zurdo a base de trabajo, sacrificio y, también, un poco de locura por el fútbol. Tan es así que hasta una vez se subió a un árbol (tal como lo retrató un fotógrafo de La Capital en el 96) para dirigir un partido porque estaba cumpliendo una suspensión.

¿Cómo era Sampaoli en esos inicios como técnico?

El revolucionó la manera de trabajar en cuanto a lo físico y futbolístico. En esa época trajo de profes a Carlos Dessio (hermano del ex jugador de Independiente) y a Pablo Fernández (que trabajó con Ramón Díaz). La forma de juego era muy vertical, no podías respirar ni parar un segundo. Había que presionar arriba, recuperar y tener la pelota. La verdad que en ese momento marcábamos la diferencia en todo aspecto con los demás equipos. Si no entendíamos algo en lo táctico, porque para nosotros era todo nuevo, nos hacía ir a su casa por tandas. Iban los defensores, luego los volantes y después los delanteros. Nos hacía ver partidos de Real Madrid y Barcelona. Tenía un pizarrón y pasábamos dos horas escuchándolo. Era una locura, pero me sirvió de mucho cuando pasé a jugar a nivel profesional. Lo que se hace en equipos de primera, con jugadores profesionales, lo realizábamos en una liga. Por eso sacábamos diferencia.

Gracias a eso no sólo sorprendió con el juego si no también los llevó al título.

Sí. El Zurdo trataba de exprimir al máximo a cada jugador y la base física fue fundamental. Con el condimento táctico que le impuso, algo que no se veía, llevó al equipo a salir campeón. En 1999 y 2000, con él como entrenador, sólo perdimos tres partidos. Me acuerdo que en esa época terminábamos el primer tiempo ganando con uno o dos goles arriba. También acertó con los futbolistas que trajo y que se acoplaron a la base local. Se entendió el mensaje. Por supuesto costó en lo físico porque muchos trabajaban y no era simple. Todo llevó su tiempo y dio sus frutos porque fueron los años más gloriosos de Aprendices.

Con el paso del tiempo y viendo la carrera que fue construyendo, ¿te llamó la atención lo que logró?

No me sorprendió nada de lo que hizo. Por la manera de trabajar que tiene. Fue siempre un visionario. Lo mantuvo y fue fiel a su estilo. Después de irse de la liga pasó por Perú e hizo lo mismo. Y así sucesivamente hasta el presente, donde mantiene su idea en la cabeza. Esa de presionar arriba y cuando recupera la pelota tratar de jugar. Siempre de manera vertical y salir jugando desde abajo, porque no le gustaban los pelotazos. A nosotros nos sirvió eso, sumado al nivel que le dio en la parte física. Por eso digo que todo lo que realizó en la liga lo trasladó en todos lados donde estuvo.

¿Cómo lo veían ustedes, la gente, porque no es normal hacerlo en el fútbol del interior donde muchas veces se impone la garra?

Seguro, es una realidad. En la liga el jugador se acostumbra a una determinada manera de jugar y la gente lo mismo. Llevó tiempo que todos se acostumbren, fue un proceso, pero él convenció al plantel y le salió bien. Los hinchas se adaptaron. Se pasó del pelotazo a jugar por abajo y los que al principio lo resistían terminaron aplaudiéndolo. Se bancó muchas puteadas, pero mantuvo su idea y le dio resultado. Siempre se mostró muy obsesivo del trabajo y seguro de sí mismo. Aprendices hacía del 86 que no salía campeón y lo logró en el 99 y 2000. Y dejó la base armada para los títulos de 2001 y 2002, que son los años de gloria del club.

Vos eras un pibito al que le dio mucha confianza. ¿Cómo era el trato o las exigencias?

A mí me volvía loco. En esa época tenía una motito, con escape liberado, con la que iba a las prácticas y a él no le gustaba que anduviera en la moto. Me cuidaba mucho. Al final de los entrenamientos siempre me faltaba algo, la bujía o aparecía una goma pinchada. Un día llegué a mi casa y no la encontré. Le pregunté a mi vieja y me dijo que la había vendido. Después, al tiempo, me enteré que Sampaoli le llenó la cabeza para que la vendiera. Tenía esas cosas, pero le estoy agradecido porque siempre se portó bien conmigo. Todos los veranos nos juntamos con los muchachos de Casilda, con Damián Musto, a jugar al tenis fútbol y apostamos camisetas. Tenés que traer un juez con una orden judicial para ganarle, es muy tramposo, ja. Volviendo al tema Zurdo entrenador, al principio lo veía como un hinchabolas, porque te llevaba a ver videos a la casa, pero con el paso de los años te das cuenta de la magnitud de esas cosas. Por eso no me sorprende lo que le sucede y lo tiene merecido.

La selección parece inalcanzable para quien no jugó de manera profesional, más allá de que Bielsa también estuvo sin triunfar como futbolista. A veces los jugadores te miran de reojo.

El Zurdo es un tipo obsesivo, laburante y fiel a sus convicciones. En Argentina no pudo dirigir, pero triunfó en Perú y en Chile dejó su marca. Incluso llevó a muchos colegas de Casilda y de la zona que los dejó dirigiendo en ese país. Por más que no haya jugado él fue muy responsable con su trabajo. La clave de todo esto es que llevó a cabo sus ideales y principios. Estaba convencido, más allá de que lo fue perfeccionando con el tiempo. A mí sinceramente no me sorprende el lugar donde está. Si era así en Aprendices, en una liga, imaginate donde está ahora. Nada se le dio por azar.

Hay ciertos temores porque no es simple dirigir estrellas e imponer una idea de sacrificio. Debés convencerlos porque, como vos sabrás, los jugadores son jodidos.

(Se ríe) Seguro, es una realidad. El trato del día a día con los jugadores y convencerlos con la idea para que la lleven a cabo es una tarea. Si lo dejan trabajar tranquilo no creo que le tiemble la pera con nadie si tiene que sacar o poner a alguien. Le va a meter para adelante y exprimir lo mejor de cada jugador. Ojalá le vaya bien, somos coterráneos y uno quiere que los amigos triunfen. Es un reto muy difícil, pero está preparado tanto mentalmente como de personalidad para sacar a la selección adelante.

Te cambio de tema para tocar uno que divide opiniones y teniendo en cuenta también que sos 9. ¿Icardi debe estar en la selección dejando de lado la vida privada?

Yo lo citaría. Primero digo que a Higuaín lo banco y debe estar. Y después los problemas personales tienen que dejarse de lado. Mientras entrene como debe, se cuide y no haga nada fuera de lugar tiene que tener la chance. El que está mejor debe jugar. Está pasando un buen momento, tiene una edad que es la indicada y a veces hay que mirar para atrás porque hay una selección con un promedio de 30 años. Brasil renovó casi todo y le va bien. No hay que hacerlo de un día para otro, pero creo que Jorge hará algo de eso. No de entrada, pero de a poco llevará futbolistas que nadie sigue y que los tiene visto. Icardi se merece la oportunidad mientras cumpla con las reglas. Me gustaría verlo.

Comentarios