Ovación
Martes 10 de Octubre de 2017

No a la sociedad comercial

Es el pronunciamiento al que se comprometió la dirigencia por iniciativa de unos socios

A partir de la inquietud de un grupo de socios, la comisión directiva de Newell's se comprometió ayer a expedirse en la asamblea ordinaria en contra de toda posibilidad de que el club se convierta en una sociedad comercial. Es el primer avance que dio ese conjunto de asociados. El fin que persiguen es la reforma del estatuto para reforzar que Newell's es una asociación civil sin fines de lucro, según contaron dos impulsores de este proyecto, Roberto Mensi, de Autoconvocados, y Néstor Antenucci, de la agrupación 2 de Junio.

"La comisión directiva se compromete a trabajar en forma conjunta para modificar el estatuto", expresó Mensi. El ex candidato a presidente fue uno de los firmantes de una nota del 27 de septiembre, solicitando el llamado a una asamblea extraordinaria para agregar un artículo en el estatuto que establezca que el club "bajo ninguna circunstancia podrá convertirse o transformarse en una sociedad comercial".

Antenucci explicó que la asamblea extraordinaria no salió ahora debido a que la reforma no puede ser de "un artículo aislado", como el que proponían, porque existen "otros artículos que merecen también debatirse". Mencionó por caso el planteo de "la mujer dentro de los órganos de administración del club".

Mensi consideró que es un gesto "político" el pronunciamiento de la comisión directiva de mañana. Y subrayó la importancia de que esto se refleje en el estatuto a partir de un contexto donde "las crisis financieras", como la que atraviesa Newell's, "abre una puerta importante para la entrada de sociedades anónimas".

"Esta iniciativa de reforma del estatuto es un especie de blindaje institucional para preservar el objeto social que tiene un club. Cuando Macri fue presidente de Boca impulsó en AFA que los clubes se conviertan en sociedades anónimas. Esta amenaza apareció otra vez cuando asumió la presidencia de la Nación", dijo Antenucci.

"Queremos evitar eso, respetando la tradición del club. San Lorenzo es un club bien administrado y no necesitó de una sociedad anónima, más allá de que lo tenga a Marcelo Tinelli. Newell's deberá buscar el respaldo de gente importante que invierta en el club sin tener que ser una sociedad comercial", agregó Mensi. "Defensa y Justicia es un club que está gerenciado, sin ser eso de manera formal. Talleres y Belgrano, ni hablemos. Estoy en contra de la gente que viene a solventar sus negocios a costillas del club", dijo.

Antenucci argumentó además la negativa a un gerenciamiento del fútbol de un club, porque el mismo "termina por fagocitarse el objeto social que persiguen las instituciones".

Y añadió que una entidad que se convierte en una sociedad comercial "deja de lado lo que persigue el club y a ese conjunto de voluntades que a veces van más allá de lo utilitario. No todos los sectores son utilitarios y el club los debe tener porque ese no es su principal fin".

"Argentina se formó con los clubes, a partir de un interés general por encima del individual. En el caso de Newell's nació de una escuela. La escuela es el legado", resaltó.

"Lo principal es la participación de los socios, por eso estoy en contra de los clubes como sociedades comerciales", dijo Mensi.

El debate que dejan abierto es si el dirigente tiene que cobrar. Hoy todo cargo es ad honórem, al tratarse de una sociedad civil sin fines de lucro. Mensi está a favor de que se perciba dinero porque "si no es prácticamente imposible" dedicarse a administrar un club. Y Antenucci planteó que si una persona no es solvente económicamente es imposible cumplir la función debido a que" absorbe todo el día".

"No sé si a través de una remuneración directa, pero si con una arquitectura legal como gastos de representación, que hoy en día se disfrazan de viáticos. Serviría para transparentar", sostuvo.

Los clubes en manos de sus socios es lo que defienden estos asociados, entre los que aparecieron como firmantes de la solicitud de la asamblea extraordinaria el concejal Eduardo Toniolli y el ex presidente del Concejo, Miguel Zamarini.

Comentarios