Newell's
Domingo 17 de Septiembre de 2017

Newell's venció 2-0 a Olimpo de la mano de la Pantera Leal y el Niño Torres

La categoría de Leal para fabricar espacios y la osadía de Torres para gambetear fueron las claves de la victoria rojinegra ante Olimpo. Ambos anotaron los goles. El Chocho arriesgó y oxigenó su ciclo.

Newell's debía abrazarse a la victoria. Tenía una cita obligada con el triunfo porque venía de capa caída en este arranque de semestre, con apenas un empate en dos capítulos de la Superliga y con la eliminación prematura en la Copa Argentina. Le urgía despabilarse cuanto antes. Por eso necesitaba un mimo del resultado y alzar tres porotos de un solo manotazo. Y ayer consiguió el objetivo con un funcionamiento aceptable y eficaz en la soleada tarde del Coloso. Hay que destacar con mayúsculas que el equipo de Juan Manuel Llop mereció ampliamente el reivindicatorio 2 a 0 que obtuvo ante Olimpo, ya que no bajó la intensidad ni la osadía en los 90 minutos. Claro que los abanderados de la cruzada fueron justamente los autores de los gritos rojinegros. La Pantera Leal definió con maestría esquinando el remate al ingresar al área a la carrera y luego el Niño Torres, que gambeteó para adelante toda la tarde haciendo estragos en la visita, clavó el segundo con un tiro picante que tras un leve desvío se clavó en la red de Gabbarini. Newell's se puso de pie de la mejor manera, con la pelota en los pies, con la ambición de ir al frente con varios pibes en cancha (se dio el debut absoluto con dos asistencias de Enzo Cabrera) y además certificando el dominio con contundencia en la red ajena. Bien por el nuevo equipo del Chocho.

   Tal vez es injusto para el disciplinado equipo que ayer fue Newell's destacar a sólo dos jugadores por sobre el resto, pero no hubo ninguna duda de que Joaquín Torres y Luis Leal estuvieron un par de escalones por encima de sus compañeros. El Niño por su desfachatez para perforar una y otra vez la banda derecha a la defensa bahiense. Y el portugués por su constante movilidad, la inteligencia para mostrarse como opción de pase ofensivo y la lucidez letal que tuvo a la hora de resolver cuando la pelota le quedo redonda delante del arco.

   Llop sabía que había mucho en juego y que otro paso en falso del equipo podía disparar los cuestionamientos. Pero el Chocho lejos de apostar por la cautela y realizar un planteo temeroso fue fiel a sus principios y salió a buscar el triunfo desde el primer momento. Un movedizo Víctor Figueroa para crear, un activo Fértoli para animarse al pie a pie, laterales como San Román y Valenzuela dispuestos a arriesgar y un Braian Rivero jugando casi todo el partido en campo contrario, fueron otras señales de que la Lepra quería tomar las riendas de las acciones en el Coloso. Claro que la etapa inicial terminó cero a cero y fue recién promediando el complemento cuando Newell's logró plasmar la supremacía que casi siempre tuvo respecto de Olimpo.

   Y la llave al paraíso estaba en el banco y la tenía el pibe Enzo Cabrera (17 años), que entró a jugar el último tercio del partido y fue el gestor de las dos habilitaciones de los goles. Primero lanzó la bola profunda para la corrida magistral de Leal. Y después abrió a la derecha para que Torres saque el latigazo que provocó el segundo grito. Otra apuesta fuerte del Chocho por un eslabón de Bella Vista que le salió redonda. Cabrera fue decisivo en el desenlace del partido.

   La victoria es revitalizante desde todo punto de vista, como el mismo Juan Manuel Llop reconoció tras el partido. Newell's vivió semanas agitadas y necesitaba una alegría para desintoxicarse de los inconvenientes económicos que atraviesa el club, entre ellos por la cancelación de la deuda con Agremiados o respecto a la incertidumbre por el futuro de Joel Amoroso. Encima los resultados no acompañaban.

   Por eso ayer la Lepra se dio un baño de optimismo y confianza y el gran responsable es el Chocho Llop por focalizarse sólo en el juego y por poner en cancha a los jugadores que a su criterio están en mejores condiciones para defender la camiseta rojinegra, aunque varios de ellos sean pibes a los que si bien les falta experiencia les sobran ganas para gambetear y correr.

   Newell's al fin volvió a ganar luego de 6 partidos entre torneo local y Copa Argentina. Un espaldarazo de confianza para lo que viene.

Comentarios