Ovación
Sábado 20 de Mayo de 2017

Newell's va por el Bombonerazo con la ilusión de seguir a tiro de la cima del campeonato

Osella mete tres cambios. Mauro Formica va desde el arranque. Partidazo con perfume de final

La palabra "final" en el fútbol muchas veces es utilizada de manera exagerada. La locura por adjetivar a diestra y siniestra lleva en reiteradas ocasiones, tanto a los protagonistas, hinchas como al mismo periodismo, a abusar del uso de este término. Hecha esta aclaración conceptual, hay que decir que hoy sin lugar a dudas Newell's y Boca jugarán un partido decisivo por donde se lo mire, en el que si bien no hay un título en juego, la realidad es que un victoria o una derrota tendrán un peso impresionante para ambos de cara a los cinco capítulos que luego afrontarán en la lucha por la gloria. La Lepra está a cuatro unidades del líder Boca y por eso tiene la enorme oportunidad de dar el batacazo en la Bombonera y quedar a tiro de la cima. Tanto la tropa de Osella como la de Barros Schelotto llegan muy golpeadas tras las derrotas clásicas, por lo que el cotejo de esta tarde se jugará más con la cabeza que con los pies. Newell's necesita recuperarse de las resonantes caídas en el Coloso ante Independiente y Central y dar una prueba de vida en el mítico estadio xeneize. Se puede decir que este es el último tren leproso hacia el sueño del campeonato.

Osella tuvo una semana de autocrítica, reflexión, pruebas y cambios en la alineación nominal. Los rojinegros sufrieron siete goles en las últimas dos presentaciones (cuatro del rojo y 3 de los canallas) y eso dañó lo que era una de sus principales virtudes: la solidez defensiva. Por eso hubo días de charlas, replanteos y reacomodamiento de fichas. Finalmente serán tres las variantes que ensayará el DT leproso: salen Nehuén Paz y de manera obligada Facundo Quignon y Joel Amoroso (ver página 4). Entran Germán Voboril, Jalil Elías y Jacobo Mansilla. Y, pese a que en la semana estuvo en duda, Mauro Formica finalmente será de la partida en la Bombonera. Osella optó por priorizar el buen pie del Gato antes que agregar a un jugador con más despliegue físico, como hubiese sido Héctor Fertoli.

Más allá de los nombres, Newell's no la tendrá fácil en la Bombonera. Los xeneizes saldrán a comerle la yugular. La derrota ante River dejó a los dirigidos por Barros Schelotto en el ojo de la tormenta de las críticas y hoy querrán reivindicarse desde el primer minuto. Claro que si la Lepra logra sacarle ritmo a Boca, le maneja la pelota con los tres de arriba (Maxi, Nacho y Formica) y no le entrega libertades a Fernando Gago crecerán las chances de dar el gran golpe.

Es un partido para alquilar balcones. Dos equipos que llegan heridos en su amor propio y van por la gran revancha. Con jugadores de extraordinaria categoría de uno y otro lado. Ambos con la gran ilusión de ganar para apuntalar el sueño del campeonato. Sin margen para las especulaciones. Con un marco impresionante en la tribunas, que si pasan los minutos y sigue la paridad eso jugará a favor de Newell's por la ansiedad que bajará de las tribunas xeneizes. Con técnicos que movieron fichas en la semana en busca de potenciar a sus equipos. Las cartas están sobre la mesa. Queda que empiece a rodar la pelota y que la "final" anticipada que se roba la atención se ponga en marcha. Hay muchísimo en juego. Y Newell's puede soñar.


Comentarios