Nacho Scocco
Lunes 23 de Mayo de 2016

Newell's se despidió del torneo con una victoria que dibujó una sonrisa en los hinchas

Newell's se despidió del torneo con una victoria que dibujó una sonrisa en los hinchas, en una jornada de ciclo terminado para jugadores y dirigentes. Orden, conducción y estabilidad es lo que reclamó Maxi Rodríguez para lo que vendrá.

Con algunos aplausos, cánticos y alegría después de tantos sinsabores se despidió Newell's. En un día de final para muchos. Dejando un torneo aciago y un rendimiento futbolístico prácticamente ausente. Así el rojinegro le puso punto y aparte a varios ciclos, desde arriba hacia abajo. De dirigentes a jugadores. La victoria fue un tamiz a tantas amarguras cosechadas a lo largo de las 16 fechas disputadas en este semestre 2016. Y que a partir de ahora buscará una renovación también desde arriba hacia abajo. Que se acomoden las cosas que están desacomodadas en el club desde hace varios meses. Algo tan necesario como prioritario. Fundamental y urgente para no sufrir a futuro. Desde hoy todo será incertidumbre porque no se sabrá a ciencia cierta quién será el jefe de un club que quedó acéfalo. Y con muchas dudas en cuanto a Ignacio Scocco y con un guiño de Maxi Rodríguez a permanecer en el club (ver aparte).

Otra historia comenzará a escribirse a partir de ahora. Primero los hinchas deberán elegir entre la variedad de candidatos al que consideren más idóneo y capacitado para reconstruir a este Newell's maltrecho. Endeudado, con un plantel desmantelado y una deuda importante por afrontar. Siempre el fútbol es el termómetro de todo, por eso los que lleguen deberán elegir y muy bien los refuerzos en cantidad que tendrán que arribar a la institución. Y, sobre todo, los egoísmos tendrán que ser desterrados y pensar por el bien de la institución. Con orden y, sobre todo, conducción.

Lo dijo el propio Maxi Rodríguez entregando una lectura acertada, real y palpable, pero que tiene mucho valor porque emerge desde adentro del plantel. "El que llegue debe poner orden, establecer una línea y que haya estabilidad. Hay que pensar en el bien de Newell's", sentenció en declaraciones a la TV. ¿Nada de esto había, ni orden ni conducción? ¿No se pensaba en el bien de Ñuls? El que lo dijo es nada menos que el capitán, alguien que hace tiempo se venía expresando en esta sintonía y que lo repitió en un par de oportunidades. Y anoche, en el final de todo, volvió a ponerlo sobre la órbita leprosa.

"La incertidumbre en el club repercute. El que gane que aporte mucho al club. Hay que tratar de construir y no matarse entre las agrupaciones. Hay que construir un Newell's mejor y más estable, entre jugadores y dirigentes. Hay que trabajar y poner la cara", agregó Maxi hablando con la fiereza de siempre sabiendo hacia dónde apuntar con su mensaje. Directo hacia dirigentes con los que ni él ni varios de sus compañeros comulgaron en la misma idea. Si hasta se sintieron solos, sin compañía durante un largo tiempo.

Ñuls ganó y esa fue una de las noticias de la jornada. Hubo al menos una sonrisa en los hinchas que acompañaron como siempre al equipo en un día de muchas despedidas. De varios futbolistas, muchos de los cuales pasaron desapercibidos, y de directivos ausentes y otros no visibles.

Victoria en un final para muchos que puso un manto de paz después de momentos de intensos reclamos vividos en el último tiempo. Se dio vuelta la página y desde ahora todo estará enfocado en quienes tendrán la difícil misión de encaminar los destinos de una entidad que está en crisis. Y que ahora necesita orden, una línea de conducción y estabilidad para recuperar el andar.

Comentarios