Newell's Old Boys
Sábado 08 de Abril de 2017

Newell's no jugó nada bien, pero se trajo tres puntos clave ante un batallador Arsenal

Con un gol otorgado a Maxi Rodríguez, a los 39' de la primera mitad, el equipo de Osella sumó tres puntos clave sin jugar bien.

Estuvo lejos de lo esperable de este Newell's. El equipo de Osella se la pasó casi todo el partido asfixiado, sin volumen de juego, arrinconado en buena parte del partido alrededor de los dominios de Pocrnjic. Pero ganó con un gol polémico de Maxi Rodríguez y sigue ahí, a dos puntos de Boca. Pero debe cambiar su imagen. Es necesario.

Se armó desde el arranque con un ritmo infernal. Con Arsenal metiéndose desde el vamos en campo de Neqwell's y con la lepra respondiendo con una entrada profunda de Maxi Rodríguez en la que Santillo arriesgó su humanidad para neutralizar cualquier posibilidad.

Fue una ráfaga. Dos o tres minutos donde parecía que el partido se abría. Pero los de Grondona fueron más inteligentes. Pese a la presión alta que ejercía el rojinegro, el local se las ingeniaba para hacerse del balón y buscar a Wilchez y Bruneta para pensar. Claro, con la posesión pero con pocas ideas no se podía pedir profundidad, salvo merodeos.

Newell's no lograba hacerse de la pelota. No salía ni el primer pase de Quignon, Formica estaba demasiado absorbido por la marca, Scocco debía retroceder demasiado. No había ni juego asociado ni remates al arco. De profundidad, poco y nada.

En ese juego embarullado y con alternancias, la primera jugada con cierto riesgo llegó a los 32 con un cabezazo de Marín que se fue cerca del palo izquierdo de Pocrnjic.

Pero en medio del desconcierto, se hizo la luz. Tras un tiro libre no muy bien ejecutado a los 39', Maxi recuperó la pelota encaró por el medio y sacó un bombazo que dio en un defensor de Arsenal, se elevó, pegó en el travesaño, bajó y pegó en la línea, vuelve a picar y en el segundo rebote se aprecia que la pelota no traspuso toda la línea y el juez de línea convalidó la jugada como gol. Santillo la tocó y la pelota quedó suelta, pero Scocco -por las dudas- la aseguró con otro bombazo.

Embed

Pero ya era cosa juzgada y Newell's pasaba al frente en un partido que lo tuvo a maltraer.

Como si no hubiera entendido la película del primer tiempo, Newell's fue protagonista de un escenario similar al de aquella primera mitad. Arsenal se le fue encima desde el vamos en su intención de revertir la situación y cortar la racha de derrotas consecutivas. Sin fútbol, con más fuerzas y ganas que ideas, los de Grondona comenzaron a molestar a un Newell's que volvió a mostrar esa falta de espíritu de juego asociado, no supo manejar la pelota y perdió en más de una ocasión en la mitad de la cancha.

Arsenal lo llevó a Newell's contra el arco de Pocrnjic y el arquero respondió con su jerarquía de siempre. La lepra se mostró hasta el final como un equipo que hoy pareció no estar peleando por nada. Si el mejorar de visitante es la consigna para lograr el equilibrio que se necesita para discutirle la punta a Boca, hoy el equipo de Osella no lo consiguió.

Ganó, podrá decirse, y es la consigna. Pero es menester cambiar la imagen para que el futuro inmediato no sorprenda. Newell's tiene con qué, por eso es necesario.

Comentarios