Ovación
Miércoles 13 de Septiembre de 2017

Newell's, el club y sus papeles en el viento

El origen de los fondos, los cheques rechazados y el no pago de los impuestos a las ganancias de los jugadores sustentan la decisión judicial de ejercer un control más estricto de la administración del club.

El juez Fabián Bellizia comprobó algo que lo disgustó mucho en el encuentro que se desarrolló la semana pasada en Buenos Aires con los representantes de Futbolistas Argentinos Agremiados por la controversia generada en torno a Newell’s. Y en función de lo que observó adoptó un cambio de actitud, a tal punto que se vio obligado a dejar el bajo perfil que siempre ejerció para generar una serie de reuniones en las que advirtió la necesidad de ejercer un control más estricto por parte de las personas designadas para tal fin. La firmeza y la advertencia fueron dos de las herramientas que utilizó el magistrado, según trascendió del propio tribunal, para con dirigentes y fundamentalmente profesionales del órgano fiduciario.
   ¿Pero qué comprobó el juez en ese cónclave que lo devolvió con marcado malestar a su despacho? La informalidad de la administración financiera y económica que el club adquirió en los últimos tiempos, de la cual el magistrado no fue advertido por aquellos que deberían haberlo hecho. Y entre los aspectos más preocupantes de los movimientos de fondos que se realizaron en la entidad rojinegra, no sólo asoma la nebulosa que se generó en torno al origen de los importes ingresados recientemente para saldar ciertas deudas, sino también el no pago del impuesto a las ganancias de los futbolistas y la cantidad de cheques rechazados que cosechó la actual gestión.
   Según le comentaron a Ovación fuentes cercanas al gremio de los futbolistas como así de tribunales, Bellizia “no ocultó su fastidio por determinados datos recabados y esto lo motivó a exigir un mejor y mayor control de aquellos que fueron designados para tal fin, lo que representa a su vez una cierta pérdida de confianza para con la administración del club”, esgrimió un conocedor de lo ocurrido en torno al conflicto con Sergio Marchi y compañía.
   Si bien, y tal como lo informó este diario en su edición de ayer, no existe alguna determinación judicial que se asemeje a una intervención ni administración compartida, sí hubo “un ajuste de clavijas” para todos los profesionales que deben supervisar y controlar, como también para los directivos que tienen a su cargo la conducción política y económica de Newell’s. “Deben entender que todo lo que entra y sale en materia económica debe estar debidamente asentado en los registros del club, debe ser contabilizado formalmente”, añadió.
   Otro de los aspectos abordados entre las partes fue lo relacionado a la falta de pago de los compromisos asumidos con los futbolistas, ya que muchos de ellos también fueron víctimas de recibir cheques que no tenían fondos, por lo que tuvieron muchas dificultades para percibir sus haberes. Esto oportunamente fue puesto de manifiesto por Ignacio Scocco, quien harto ya de estar harto optó por buscar una salida.
   “Newell’s en el último año suma 110 cheques devueltos por un importe total de 34.344.792,19 pesos, uno de los cuales tomó estado público en el conflicto que se produjo con Joel Amoroso”, confió un profesional vinculado a la realidad financiera rojinegra y de acuerdo a un resumen bancario de una entidad cooperativa.
   En el mencionado resumen también alude a los cheques que se abonaron, “que suman 53 y totalizan 13.436.639,16 millones de pesos”, abundó el informante.
   En el contacto con el gremio también se revitalizó, como tiempo atrás informó este diario, la cuestión vinculada a los incumplimientos tributarios por parte del club.
   Agremiados apuntó a un incumplimiento con respecto al pago del impuesto a las ganancias de los futbolistas, algunos de los cuales ya habrían recibido reclamos por parte del ente recaudador, ya que el responsable tributario es el empleado, en este caso el jugador.
   “Si en los recibos de haberes no está consignada la retención porque no fue hecha, hay un error administrativo de Newell’s que debe ser subsanado a la brevedad porque el club es agente de retención y por ende debe ponerse al día porque debe haber una diferencia con respecto al importe contractual. Ahora si el club retuvo el importe de ganancias y no lo ingresó a la Afip, se está en presencia de un delito que contempla la penal tributaria para los dirigentes responsables”, explicó un especialista del tema.
   De acuerdo con lo que le consignaron a este diario, en este sentido habría de todo como en botica en la administración rojinegra.
   Por todo este cuadro de situación es que el juzgado adoptó determinaciones que apuntan a transparentar los movimientos económicos de Newell’s, como así ejercer un mayor control de la economía rojinegra, para lo cual llamó la atención de aquellos que fueron designados para tal fin y de los actuales dirigentes del club, quienes deben rendir cuenta de lo que hacen y de cómo lo hacen.

Comentarios