Ovación
Miércoles 06 de Septiembre de 2017

Muchos nombres, pocos goles

La albiceleste sigue siendo la segunda selección con menos tantos en el certamen

Cuesta creer cómo un equipo con tantos goleadores de raza siga seco en este último tramo de las eliminatorias. Ya no se trata de una cuestión de apellidos. Va más allá. Hay una cuestión de fondo que amerita un urgente análisis para no seguir cayendo en la tentación. Argentina reunió nuevamente anoche a apellidos de la talla de Leo Messi, Paulo Dybala y Mauro Icardi esencialmente. Pero ninguno pudo plasmar con la camiseta que representa a toda la nación lo que parecen hacer tan sencillo cuando defienden los colores de Barcelona, Juventus o Inter. Lógico que no se trata de caerles en estas líneas a estas estrellas con el peso de la responsabilidad porque sería como un acto irracional. Pero que Sampaoli tiene un gran problema a resolver no es novedad. No en vano el equipo es el segundo que menos goles lleva anotados en lo que van de estas 16 fechas rumbo al Mundial de Rusia.
Con el Tata Martino. Con el Patón Bauza o con el Zurdo Sampaoli es lo mismo. Sí. A la Argentina le cuesta un Perú poder convertir en un encuentro por los porotos de verdad. Hasta el momento hizo apenas 16 tantos. Dos menos que Bolivia, que marcha último en el pelotón de los goles a favor. Parece una broma por el Día del Inocente. Pero es tan real como que ayer no pudo ni siquiera marcarle a Venezuela en el 1 a 1 en el Monumental.
Porque el empate lo marcó un jugador de la vinotinto: Rolf Feltscher. Ni al colista de las eliminatorias se le pudo convertir. Vaya impotencia para todos. Ni hablar para los delanteros que están habituados a conquistar redes ajenas cada fin de semana. Muchos nombres, pocos goles.
Tanto es así que desde el triunfo ante Chile, por la feha 13, que el representativo albiceleste no logra marcar por medio propio. Parece todo tan lejano. Pero no lo es. Quizá porque en ese lapso el equipo era dirigido por el Patón Bauza. O porque fue un jueves de marzo la noche que Leo Messi pudo facturar de manera natural a los 16, desde el punto penal.
Luego llegó la derrota en la altura de Bolivia y el fin del ciclo de Patón. Asumió el Zurdo Sampaoli. Pero todo sigue igual. Porque apenas sumó un empate tibio en Uruguay la semana pasada y anoche rescató un punto ante Venezuela tras ir en desventaja.
Suena extraño que con nombres del calibre y prestigio de Gonzalo Higuain, Paulo Dybala, Leo Messi, Mauro Icardi y Angel Di María, por citar algunos, Argentina esté presa de goles. Restan dos fechas para que se baje el telón de las eliminatorias. Y el entrenador casildense sabe mejor que ninguno que deberá desempolvar a sus delanteros ante Perú y Ecuador si es que quiere ir a Rusia el año que viene.

Pastore sólo enojó a los hinchas

Cuando el equipo necesitaba buscar a alguien que estuviera iluminado para romper el arco rival, Sampaoli recurrió a Javier Pastore. Ingresó por Icardi, pero si el DT quiso imponerle mayor enjundia al final no lo logró. El ex Huracán puso en práctica su clásico andar cansino que exasperó a los hinchas. No fue solución. Ni Benedetto, quien debutó pero no tuvo ninguna.

Comentarios