Ovación
Sábado 23 de Septiembre de 2017

Montero: "Jugaremos con dos rivales muy difíciles como Banfield y Boca, pero tenemos lo nuestro"

El entrenador de Central fue explícito a la hora de referirse a los partidos ante Banfield, por la cuarta fecha de la Superliga, y Boca, por los octavos de final de la Copa Argentina.

A Paolo Montero no le asusta para nada el futuro cercano que se avecina. No gasta energía en ese aspecto. El entrenador de Central fue explícito a la hora de referirse a los partidos ante Banfield, por la cuarta fecha de la Superliga, y Boca, por los octavos de final de la Copa Argentina. "Jugaremos con dos rivales difíciles, pero tenemos lo nuestro y me aferro a eso", tiró sin mover un músculo de la cara el DT. A la vez aseguró que "lo bueno es que agarramos a Boca en un buen momento". También hizo eje en que "los jugadores necesitan adaptación cuando llegan a un lugar". Y confesó: "Vivimos en la era de los peros", como también deslizó que "ganar es siempre positivo. Se te van los dolores, el cansancio, todo". El uruguayo fue tan directo como claro en la previa de los dos encuentros de sumo interés que vienen para el mundo canalla.

¿Si Ruben no estará ante Banfield es porque llegará para el partido con Boca?

Lo importante es que llegue. Después veremos si podrá estar al ciento por ciento.

¿Están pensando en ese partido?

Ahora no, aunque a veces es inevitable no hacerlo. Es algo natural y un poco pensás. Pero somos conscientes de que el domingo tenemos que sacar un resultado positivo ante Banfield. Máxime jugando en casa y de venir de tres empates seguidos.

¿Cómo lo ves a Banfield?

Como un equipo con mucho oficio. Sabe lo que quiere y a lo que juega. Casi todo sus partidos los ganó, pero nunca goleó. A la vez es muy cerrado en el aspecto defensivo. Creo además que hoy en día tiene un equipo más ofensivo que el semestre pasado. Es mucho más eficaz con Dátolo y Mouche. A eso le sumamos a Cvitanich. Sumaron mucha experiencia.

Después del empate con Temperley dijiste que ese era el camino y en la semana volviste a trabajar con el rombo desde lo táctico. Se te ve convencido.

Sí, es que pienso que ese el camino. Pero tampoco es que tenga la razón. Es una idea que tengo y, por cómo veo a los jugadores, considero que ese el camino. Plantarse así en la mitad de la cancha. Ante Temperley vi una mejora, pero cuando no ganás siempre estás pensando en algo diferente.

Algunos jugadores rinden más en otras posiciones, más allá de la rotación que pedís a los volantes, ¿coincidís?

Pasa que les digo a los volantes que roten ante todo. Lo único que les pido es la posición defensiva. Hay que generar mucho movimiento para el compañero. En el fútbol actual hay que moverse. Como te estudia el delantero, también lo hace el defensor. Tenés que agregar algo más a tu currículum, sino es una papa. Hay que saber jugar en diagonal, moverse con y sin pelota, ir, buscar. También bajar un poco la ansiedad cuando se hace un gol. No se puede ir a cien kilómetros por hora todo el tiempo.

¿Y qué sentís que se juegan en estos partidos que vienen?

Con Boca será una final. Lo bueno es que lo agarramos en un buen momento. Junto a River son los favoritos y están en un buen nivel. Porque si llegás a ganar, después no hay excusas. Fui criado así y siempre pensé que para jugar hay que hacerlo ante los mejores. Sino es una papa. Pienso así. Quiero jugar contra Boca y que no le falte ninguno. Esta es una generación de los "peros". Le pegan mal al piso y miran la tierra. Soy muy autocrítico. No ando diciendo que si no ganamos fue porque Zampedri, Marco Ruben o el Chaqueño Herrera erraron como ocho goles. Me hago cargo porque la culpa es mía. Cuando no se gana, la culpa siempre es del entrenador. Al menos aprendí que ser así. Y más en este equipo, donde hay mucho compromiso por parte del grupo. Con respecto a cuánto nos jugamos, esa pregunta es más para los dirigentes.

¿A vos no te cambia nada?

No, en nada. Esto es fútbol. Mastico el vidrio pero no lo trago. Si hiciera eso sería un estúpido. Entendí la pregunta, pero no me cambia nada. Estoy recontento acá. Es normal que el fútbol es resultado. No vengo del golf, donde si pierdo no me echa nadie. O del tenis. Jugaremos con dos rivales difíciles, pero voy a decir una frase que aprendí de Los Pumas o la Generación Dorada del básquet: «Tenemos lo nuestro y me aferro a eso». Después veremos. En mi país somos tres millones de personas. Y los únicos que metimos un Maracanazo fuimos nosotros. Boca tiene un buen equipo. Nosotros tenemos lo nuestro. Somos conscientes de que para jugar contra Banfield y Boca deberemos dar el ciento por ciento porque con el 99 no alcanza. Pero para esos encuentros, el jugador sabe lo que debe hacer. Y mirá que los fenómenos no hacen la diferencia.

¿Y cómo analizás el hecho de que Boca tendrá un día más de descanso?

No me cambia en nada. Jugar miércoles y domingo, para el jugador, es lo mejor que hay o le puede pasar. No es que jugamos Copa Libertadores y venimos de viajar de Venezuela o Bolivia. No hay excusas. Acá comés, entrenás y es como estar en un cinco estrellas. Las canchas están divinas además.

¿Por qué se intentó postergar el partido entonces?

Para ver si llegaba Camacho. Es un lindo partido y Camacho merecía estar. Hablamos con Luciano (Cefaratti) por eso. También por la gente, que está desesperada por acompañar al equipo. Y si era en Buenos Aires, que es más cerca y un día laboral, mejor. Pero no para tener unos días más de descanso. Eso es mental.

Si es todo mental, ¿cuánto necesitan entonces una victoria ante Banfield?

Ganar siempre es positivo. Se te van los dolores, el cansancio, todo. Y sobre todo por el partido que luego nos jugaremos en Mendoza. El ganar y el perder se contagia.

¿Creés que aún los refuerzos deben dar ese plus que se espera de ellos?

Están en un proceso de adaptación. Todos lo necesitan. Están creciendo. A Zidane, en Juventus lo querían echar, y en Real Madrid le sacaban los pañuelos blancos. Todos precisan tiempo. La presión que hay acá, por ahí, es diferente a otros lugares. Por eso es que Gil es uno de los que sufre un poco menos en ese sentido. Más allá de eso, si se eligieron a estos jugadores por algo será. Confiamos mucho en ellos.

Comentarios