Central
Sábado 30 de Septiembre de 2017

Montero: "Espero que este partido nos haya servido para hacer un clic"

El técnico canalla habló de las bondades del triunfo ante Boca por Copa Argentina, pero mantuvo firme la necesidad de lograr que el equipo comience a rodar en la Superliga.

La imagen de Paolo Montero en el vestuario del estadio Malvinas Argentinas ya era distinta que cuando se sentó en conferencia en el Gigante para explicar la dura derrota contra Banfield. Al día siguiente, en el lobby del hotel Hyatt, su semblante era aún más distendido. Más palpable aún fue esa metamorfosis ayer, en el campo de entrenamiento del predio de Godoy Cruz, donde el plantel cumplió con la rutina de trabajo. No hace falta explicar los porqué del cambio. Las razones están a la vista de todo el mundo. Fueron los 90 minutos ante Boca, el triunfo y el pase a cuartos de final de la Copa Argentina. Pero se trató sólo de un paso. Porque la acuciante situación se había producido por una floja performance en la Superliga. El razonamiento de Montero fue conciso y contundente. "Espero que este partido nos haya servido para hacer un clic", tiró el entrenador, entendiendo que a la excursión por Cuyo le falta un paso más: el partido del domingo en San Juan. Es que las cuentas pendientes en el marco de la Superliga todavía se mantienen. Sobre eso se explayó el uruguayo en la soledad que otorga el predio tombino, allá lejos de la ciudad de Mendoza. Y por obvias razones tampoco quedó afuera de la charla lo que quedó del choque copero.

"La sensación es de alegría por el compromiso con el que jugó el plantel. En Rosario, después del partido con Banfield, dije que el fútbol siempre da revancha y se logró un triunfo importante para nosotros, para el cuerpo técnico sobre todo, pero ahora tenemos otro compromiso importante, porque en el campeonato tenemos que conseguir tres puntos que nos den tranquilidad. Logrando eso después vamos a tener quince días para recuperar a casi todos los jugadores. La verdad es que hoy contento", señaló un Montero medido, pero evidentemente más calmo por la situación del equipo y la suya en particular.

Desde que llegaste hablaste de compromiso. ¿En el partido con Boca notaste que hubo un compromiso mayor por parte de los jugadores?

No noté que haya un compromiso especial porque siempre dieron el máximo. Desde el primer día que llegué nunca dudé de los jugadores, más allá de que cuando salís a la cancha te puede ir bien o mal. Nunca se guardaron nada y es lo que mejor me pone.

¿Cómo viviste en lo personal las 72 horas que fueron del partido con Banfield hasta el momento en que tuviste que entrar a la cancha acá en Mendoza?

Lo viví con la ansiedad lógica de cada partido, sabiendo lo que nos jugábamos porque no nos podemos mentir, sabíamos que era una parada importantísima para nosotros, pero ahora se logró y eso es lo que nos da más tranquilidad para seguir trabajando.

Después de lo que planteaste en el partido con Banfield, ¿cuánto vale llevar dos triunfos de Cuyo?

Mucho, pero tenemos que saber separar lo que es el campeonato de la Copa Argentina porque son dos cosas diferentes. Es que inconscientemente sabemos que en el torneo te podés recuperar y en la copa no, porque fallás en un partido y estás afuera. A lo que apuntamos ahora es a conseguir tres puntos que nos den más confianza para creer en nosotros mismos. Ojalá que sea así. Ya estuvimos viendo a San Martín de San Juan, que es un equipo que viene jugando bien.

Aunque con otro cuerpo técnico, el año pasado le costó a Central jugar bien en el torneo llegando a instancias decisivas de la Copa Argentina.

Sí, pero eso será trabajo de este cuerpo técnico para ya desde hoy no relajarse más y enfocarse en el próximo partido. Ya hablamos ente todos en el hotel y también lo haremos individualmente, sobre todo para ver cómo están mentalmente.

¿No los va a condicionar jugar miércoles y domingo?

No, eso no puede ser excusa porque es la mejor preparación. Los mejores equipos del mundo levantan su nivel cuando tienen más de una competencia.

¿Contra Boca jugaron mucho sin la pelota, en San Juan van a tener que hacerlo de otra manera?

Sí, pero la intensidad tiene que ser la misma. La agresividad que mostramos el miércoles tiene que ser constante, un sello del equipo. En lo personal siento que los buenos equipos tienen que jugar siempre con esa intensidad, que cuando se recupera la pelota todos corren. Hasta aquí en gran parte de los partidos lo logramos, por eso siento que en los que jugamos antes de Banfield merecimos un poco más. Obviamente que tenemos que mejorar y a ustedes no les puedo mentir porque ven todos los partidos de Central.

¿Esa intensidad que tuvieron el otro día fue la sorpresa que por ahí Boca no esperaba?

No creo, a esta altura en el fútbol nada sorprende. Sí considero que son partidos en los que tenés que jugar al límite. Si pesás 80 kilos, cuando vas a una pelota, al rival le tenés que haces sentir tus 80 kilos. Lo pienso así y estoy convencido de eso. Creo que nuestros jugadores interpretaron el partido del miércoles de esa manera. Lo vi repasando el partido, porque noté que la mayoría de las divididas las ganamos nosotros.

Cuando llegaste había ya una base y el equipo despegó rápidamente. Ahora, con un plantel que armaste vos está costando. ¿A qué lo atribuís?

Lo que pasa es que todos los jugadores necesitan un período de adaptación. Muchos están todos en el mismo país pero Argentina es un país muy grande. Pero espero que este partido nos haya servido para hacer el clic y nos haya servido para sumar confianza y que también le dé confianza al público. Porque la presión que mete la gente también es importante. El año pasado no me equivoqué y espero que este año suceda lo mismo.

Lo marcaste en su momento, pero ¿te llamó la atención que los hinchas hayan reprobado a algunos jugadores, como Leguizamón y el Ruso Rodríguez?

Me llamó mucho la atención porque en el semestre pasado, al menos para mí, José fue uno de los mejores centrales del fútbol argentino y junto con el Ruso uno de los picos altos del equipo. Yo no me olvido que en el torneo pasado el Ruso nos salvó en muchos mano a mano. Me extrañó porque recién arranca el campeonato y la gente estuvo impaciente demasiado rápido. Que me silben a mí no me preocupa porque lo han hecho muchas veces durante mi carrera. Pero viste cómo son las vueltas de la vida, ¿qué le pueden decir hoy al Ruso que en un par de pelotas contra Boca no dio ni siquiera rebote? Es muy fanática la gente en Rosario y hay que saber convivir con ello.

¿Es malo ese fanatismo de los hinchas?

No, si lo sabés llevar no es malo, pero tenés que saberlo llevar y poder convivir con eso. Yo lo que viví desde que llegué a Rosario no lo viví en ninguna otra parte. Nosotros como cuerpo técnico la llevamos bien, esperemos que los jugadores también lo puedan hacer. Por un partido no vamos a descartar todo el cariño que nos dio la gente durante seis meses.

¿En situaciones como estas es cuando el jugador tiene que sacar a relucir esa personalidad de la que siempre hablaste que debía ser condición sine qua non para ponerse la camiseta de Central?

Sí, y lo demostraron el miércoles contra Boca. De todas formas hay que seguir remando y dándole para adelante.

Por la tensión que hubo entre Banfield y Boca, más el desgaste físico y mental, ¿les va a venir bien el parate por eliminatorias?

Nos puede servir para la recuperación de varios jugadores, como Ruben y Camacho. Puede beneficiarnos si llegamos a recuperar a algunos para el partido con Argentinos Juniors.

Comentarios