Ovación
Domingo 27 de Agosto de 2017

McGregor fue poco para Mayweather, que le ganó en el décimo por nocaut técnico

El irlandés fue entusiasta pero nunca preocupó a su rival.

El boxeador estadounidense Floyd Mayweather se impuso anoche por nocaut técnico en el décimo round al irlandés Conor McGregor, la estrella de las artes marciales mixtas, en un combate del que se esperaba mucho y que entregó poco.
Mayweather, que tenía dos años sin combatir, anunció que fue su última pelea, como ya lo ha hecho en otras ocasiones. "Ésta fue mi última pelea, damas y caballeros. Escogí esta noche para bailar con una gran pareja como McGregor, que fue mejor de lo que esperaba", aseguró Mayweather después de la pelea.
Además, a pesar de la polémica por el rival, el púgil de 40 años alargó con esta victoria su invicto a 50 peleas y desbancó al mítico Rocky Marciano, que se quedó en 49 triunfos y cero derrotas.
"Una victoria siempre es importante, no importa cómo la logres. Marciano es una leyenda para mí y está en el Salón de la Fama, donde espero estar junto a él", puntualizó.
McGregor "es un competidor duro. Le dimos a la gente un buen espectáculo, se lo debía a los aficionados por la pelea contra (Manny) Pacquiao. Les debía un mejor show como el de hoy", agregó.
Floyd Mayweather

Los primeros tres rounds fueron parejos. Mayweather se dedicó a lo que mejor sabe hacer: defenderse. Pero McGregor lo sorprendió, no con sus golpes, sino con su postura. Fue evidente que era su primera pelea profesional en el boxeo.
McGregor intentó atacar, pero sus golpes de martillo y sus abrazos por la espalda de Mayweather no hicieron efecto. El irlandés de 29 años fue entusiasta pero nunca preocupó a su rival.
La pelea empezó a definirse en el sexto round. McGregor, acostumbrado a las artes marciales mixtas, nunca había disputado más de cinco periodos. Mayweather empezó a soltarse en el cuadrilátero, pero hasta entonces su contundencia fue anecdótica.
McGregor ya lucía notoriamente cansado a pesar de ser once años menor que Mayweather, quien aprovechó para desgastarlo entre el séptimo y octavo rounds. Fue el noveno en el que el norteamericano dejó prácticamente liquidado a su rival.
Pero McGregor aguantó de pie, a pesar de cada vez se veía más lento y no podía ni levantar los guantes a la altura de su cara. Mayweather culminó la batalla con una serie de combinaciones en el décimo round inédita en su carrera.
El réferi Robert Byrd decidió detener la pelea cuando McGregor sólo podía sostenerse contra las cuerdas y, desgastado como nunca, se había dedicado a abrazar a Mayweather. Para el estadounidense fue el primer nocaut, en este caso técnico, desde 2011.
"Hoy convertí (a Mayweather) en un boxeador mexicano, hoy peleó como mexicano", declaró McGregor. "Mis piernas no aguantaron, sentí que se ponían cada vez más frágiles, le dije al réferi que me deje continuar hasta derrumbarme" añadió.
"No es el más rápido ni el más fuerte, pero tiene una compostura increíble", señaló un alegre McGregor a pesar de la derrota. "Debieron dejarme seguir porque nunca caí a la lona, fue por cansancio, no por el daño que me hizo", concluyó el púgil.

Comentarios