Rugby
Sábado 31 de Diciembre de 2016

Más en el debe que en el haber

Ni Pumas ni Jaguares pudieron conseguir todo lo que se habían planteado para el 2016.

Parecía que podía ser un año de despegue y de buenos resultados. Pero el 2016 no fue para el rugby argentino todo lo positivo que pretendía. La estela del cuarto puesto en el Mundial de Inglaterra del año anterior invitaba a imaginar a unos Los Pumas recargados, con posibilidades de hacer ruido ante las potencias del Hemisferio Sur, y a la franquicia Jaguares avanzando a los play offs del Súper Rugby a pesar de hacer su primera participación en el torneo. No pasó, aunque dos hechos sobresalen como "lo mejor" e insoslayable dentro de la temporada: el rodaje de los jugadores, inédito hasta acá. Y el triunfo histórico ante Sudáfrica, el primero como local ante los Springboks, en Salta, por el Rugby Championship. A Los Pumas no les sobró nada esa tarde en el estadio Padre Martearena, pero les alcanzó para quedarse con una victoria para los libros. El resto quedó en la columna del debe. Lo más preocupante, la posición en el ranking con la que Los Pumas cerraron el año: novenos, por lo cual no llegarán al Mundial de Japón 2019 como preclasificados. La Copa del Mundo, que a priori es la última estación del proyecto que comanda Daniel Hourcade, se sorteará en mayo.

   El año necesariamente debe dividirse. La primera parte involucró a Los Jaguares con la primera participación de una franquicia argentina en el Súper Rugby, "la NBA del rugby", según la definió el capitán de Los Pumas y Jaguares Agustín Creevy hace algo más de un año, en la presentación histórica que se hizo en la UAR. Como los jugadores de Los Pumas necesariamente son franquicia, o sea, Jaguares (aunque no al revés), y teniendo en cuenta lo que esos mismos rugbiers habían hecho en el Mundial de Inglaterra, siendo cuartos, de arranque más de uno se ilusionó con que, a pesar de ser novatos, Los Jaguares pudieran avanzar de ronda en el torneo que juegan 18 franquicias (sudafricanas, australianas y neozelandesas en cuatro conferencias). Entre esos ilusionados estaba el cuerpo técnico encabezado por el rosarino Raúl Pérez.

   Con la idea de mejorar la dinámica de juego para achicar cada vez más distancias con los equipos del Sur, Los Jaguares arrancaron la aventura Súper Rugby. Por momentos lo lograron. La mayoría de las veces no. Y si bien tuvieron rodaje chocaron con muchos aspectos propios de la inexperiencia: errores, desorden, indisciplina producto de la desesperación, irregularidad y con ello muchos resultados esquivos. Los viajes pasaron factura y se sumaron al desgaste físico de los partidos. La confianza se empezó a resentir. Hubo errores en la planificación y se notó.

   De febrero a junio, Jaguares. En junio, momento de Pumas. Así el calendario le dio lugar a la primera ventana internacional, con tres partidos. La atención estaba puesta en saber si Los Pumas, mismos jugadores de Jaguares pero con distinta camiseta, podían levantar el ánimo alicaído que arrastran del Súper Rugby. Lo hicieron a medias: vencieron a Italia en Santa Fe (30-24) pero sin brillar e hicieron lo propio con Francia en San Miguel de Tucumán (30-19). En el segundo partido con los galos, también en el Jardín de la República, se vio lo peor: un lapidario 0-27. Muchas preocupaciones. Esos Pumas se parecieron en casi nada a los del Mundial (más allá de ausencias de renombre).

   De vuelta a la competencia de Súper Rugby Los Jaguares no levantaron cabeza y con el correr de las semanas (sumado al cansancio, los viajes y la poca confianza) el objetivo de play offs se esfumó. Daba la sensación de que, más allá de ser un año de ensueño para el rugby argentino por la incursión en este torneo, lo mejor que le podía pasar en esta parte del año (julio) era que se terminara.

   Desde agosto, la agenda ya era toda Puma. Con una nueva participación en el Rugby Championship, junto a Nueva Zelanda, Sudáfrica y Australia. Otra vez no aparecieron ni los resultados y menos el juego. Salvo un momento de atisbo que les permitió anotarse la primera victoria como local ante los Springboks: fue 26 a 24 en Salta. Histórico.

   Terminado el Rugby Championship llegó la nueva ventana, la de noviembre, la más importante. El punto final de Daniel Hourcade al frente de Los Pumas es el Mundial de Japón 2019. Si bien lo que se vio en Inglaterra fue muy bueno, se supone, estos jugadores alcanzarán su explosión en la Tierra del Sol naciente. Llegar a él como preclasificados (entre los primeros ocho del ránking) era uno de los objetivos de este año. Pero no lo lograron producto de las caídas ante Gales (24-20), Escocia (19-16) e Inglaterra (27-14). Le ganaron a Japón 54-20 en el inicio de la ventana pero cerraron la temporada novenos y de esta manera el sorteo que se hará en mayo puede depararle un cuco al que no quisiera cruzar en primera ronda.

   Hace algunos días, en su paso por Rosario, Daniel Hourcade le dijo a Ovación que esperaba que este año se ganasen más partidos con Los Pumas (y se consiguieran más victorias en Jaguares, apenas cuatro sobre 15 presentaciones) y reconoció que "el error fue pedir resultados, porque aumentamos la presión sobre los jugadores". Asimismo definió al 2016 como un año de cosas positivas, de "aprendizaje". Y señaló que la palabra que define el objetivo 2017 es "mejorar". Sabe Hourcade que el trabajo será mucho más arduo que formular un verboide. Aunque tiene tiempo y camino para lograrlo. Para que sus Pumas (y también los Jaguares) no vuelvan a frustrarse, especialmente por no encontrar el juego. Ese sobre el que gestaron una identidad a la que el rugby argentino no estaba acostumbrada y que no puede perderse.


1 — Con diploma olímpico

En la vuelta del rugby a los Juegos Olímpicos, Los Pumas 7 terminaron sextos en Río 2016 y se llevaron diploma.

2 — Pichot, el Nº 2 del rugby

El ex Puma Agustín Pichot fue elegido vicepresidente de la World Rugby, función en la que asumió en julio.

3 — La UAR se quedó sin manager

El neocelandés Greg Peters renunció a su cargo de mánager de la UAR aduciendo razones personales.

4 — Los Pumitas fueron de bronce

Con varios rosarinos, Los Pumitas hicieron historia y se colgaron la medalla de bronce en el Mundial M20 de Inglaterra.

Comentarios