Central
Miércoles 06 de Septiembre de 2017

Marco Ruben necesita socios para mejorar su nivel

Tras problemas personales y físicos, Ruben busca mejorar su nivel; pero también es cierto que necesita que el equipo le dé los intérpretes necesarios como los tuvo en 2015 y parte de 2016

En el fútbol las mayores exigencias siempre recaen en aquellos que más cualidades poseen. Pero para evitar flagrantes errores cuando se analizan los rendimientos individuales, es imprescindible contemplar el contexto que ofrece el conjunto. Es decir el equipo y su funcionamiento.
Es por ello que asoman como apresurados algunos parámetros que se establecieron para juzgar el presente de Marco Ruben en Central, porque si bien es cierto que el goleador aún no recuperó su plenitud física y futbolística tras una sucesión de situaciones personales, es una verdad irrefutable que el referente canalla tampoco dispone hoy de esas indispensables sociedades que sí tuvo y le permitieron convertirse en ese atacante implacable que logró su máximo esplendor apenas regresó a Arroyito. Alcanzando elevados guarismos de eficacia en 2015 y primer semestre de 2016. Incluso los mejores de toda su carrera.
Es claro que en este momento Ruben dista de ser aquel gran artífice de muchas victorias con sus goles culminantes de jugadas también eficientes, presente que impone la alusión periodística crítica en los comentarios de cada partido, como así también las consideraciones de los hinchas que preocupados esperan que su líder recupere ese oportunismo distintivo. Pero cuando la revisión futbolística busca mayor profundidad, se redescubre que el goleador necesita ahora del ensamble de intérpretes para que él pueda potenciar su virtudes para definir.
Es inevitable no recordar la eficacia de Marco Ruben para convertir cuando formaba parte de ese tridente sincronizado con Giovanni Lo Celso y Marcelo Larrondo.
Entre los tres generaron pasajes de un juego de alto vuelo, y aunque el recuerdo para los canallas se tiña con cierto malestar por la ingrata forma con la que se fue Larrondo, lo cierto es que se había convertido en el socio ideal en la dupla de ataque. Claro, bien vale aclarar que eso fue lo último que hizo bien en cancha el actual jugador de River, ya que desde allí acumuló una saga de lesiones.
Pero Ruben también supo contar con la precisa asistencia de Franco Cervi para mostrar su capacidad goleadora, ya que el vertiginoso volante quebraba por adentro a la defensa rival más cerrada, y esto le permitía al otrora capitán disponer del mínimo resquicio dentro del área.
Sin dudas que Ruben volverá a mostrar su faceta de goleador efectivo, pero para ello también es necesario que el equipo pueda generar el juego necesario que potencie al artillero.
Fernando Zampedri reúne las características necesarias para vestirse de socio ideal de Ruben en materia ofensiva, ya que su inteligencia y conocimiento de la función lo proyecta a ese rol. Pero al equipo de Montero aún le falta ese volante interno que rompa a la línea defensiva rival por adentro, ya sea a través de ganar en el mano a mano o mediante un pase entre líneas, variantes requeridas cuando la búsqueda del ataque por los laterales no logra vulnerar al adversario.
Por supuesto que la temporada recién comienza y es muy factible que el funcionamiento colectivo logre capitalizar las cualidades de Marco Ruben, quien no sólo debió sobreponerse a contratiempos anímicos por una situación familiar sino que también debió hacerlo con inconvenientes físicos que minaron su preparación.
Pero más allá de esto, sólo es cuestión de tiempo y paciencia para despejar las dudas de hoy. Porque Marco volverá a marcar. Y así volverá a ser.

El buen momento del gran pescador

El regreso de Marco Ruben a Central mostró su mejor faceta como goleador y jugador. En 2015 alcanzó una eficacia de 0,68 por ciento, producto de hacer 24 goles en 35 partidos. Ese índice lo elevó en la mitad de 2016 a 0,79 por ciento, ya que anotó 15 veces en 19 encuentros, registrando así su mejor nivel de contundencia a lo largo de toda su carrera. Sin dudas que el atacante fue clave durante la gestión del Chacho Coudet.

Comentarios