Rosario Central
Domingo 26 de Marzo de 2017

Mano clara pero no hubo penal

El triunfo hizo que algunas jugadas polémicas quedaran reducidas a meros hechos anecdóticos, especialmente por el lado de Central.

El triunfo hizo que algunas jugadas polémicas quedaran reducidas a meros hechos anecdóticos, especialmente por el lado de Central. En Tigre otra pudo ser la sensación en el pospartido. La mención en relación a lo que los canallas hubiesen reclamado si no hubiera sido triunfo tiene que ver con el penal que el árbitro Andrés Merlos no sancionó en el primer tiempo y que pareció claro.

A los 26 minutos, Merlos marcó una infracción a favor de Central. Para la ejecución se pararon Fernández y Carrizo, pero fue el Pachi el encargado de mandar el centro al corazón de área. Hacia allí fue Washington Camacho para intentar impactar de cabeza, pero delante suyo apareció Diego Sosa, quien en el intento de despejar, golpeó el balón con ambos brazos levantados. La pelota le pegó más de una vez en el antebrazo izquierdo, como lo muestra la imagen. El árbitro no vio la mano o interpretó que no hubo intención.

En la jugada siguiente, cuando muchos aún discutían el penal no sancionado, Villagra le entró durísimo a Galmarini, que bien pudo haberle correspondido la expulsión. El juez optó por la amarilla.

Comentarios