Referéndum en Cataluña
Martes 10 de Octubre de 2017

Madrid rechazó de plano la propuesta de diálogo del gobierno catalán

El diálogo "se hace dentro de la ley respetando las reglas del juego", sostuvo la vicepresidenta Sáenz de Santamaría. Rajoy quiere "el máximo consenso político" para dar el próximo paso.

El gobierno de España respondió con una negativa contundente a la propuesta del jefe del gobierno catalán, Carles Puigdemont, que declaró y suspendió hoy de inmediato la independencia unilateral de la región para pedir diálogo a Madrid.
"El gobierno no puede aceptar que se dé validez a la ley catalana del referéndum porque está suspendida por el Constitucional. La Generalitat no puede exhibir los resultados del 1 de octubre porque fue un acto ilegal y sin garantías", dijo la vicepresidenta del gobierno español, Soraya Sáenz de Santamaría, en la primera reacción oficial del Ejecutivo al discurso de Puigdemont.
La número dos de Mariano Rajoy consideró además inaceptable que en el Parlament se constate que la mayoría de catalanes desean un Estado independiente.
Rajoy está manteniendo contacto con los partidos políticos en busca de "máximo consenso" y convocó un consejo de ministros extraordinario a las 9 (las 4 en Argentina) de mañana para analizar la respuesta al nuevo paso del Puigdemont, añadió Sáenz de Santamaría.
La vicepresidenta respondió así al discurso de Puigdemont en el que el líder catalán dijo asumir "el mandato del pueblo para que Cataluña se convierta en un Estado independiente en forma de república" tras el referéndum del 1º de octubre suspendido por la Justicia.
"No pueden sacar conclusiones y consecuencias de una ley que no existe, un referéndum que no se ha producido y una voluntad del pueblo de la que una vez más quieren apropiarse", señaló la vicepresenta.
"Tras haber llegado tan lejos y embarcado a Cataluña en el mayor nivel de tensión e incertidumbre de su historia (...) el discurso de Puigdemont fue el de una persona que no sabe dónde está, adónde va y con quién quiere ir", acusó.
Sobre la mano tendida por el líder catalán en busca de una solución negociada, se mostró inflexible: "Puigdemont no puede imponer una mediación sin volver democracia y legalidad". El diálogo "se hace dentro de la ley respetando las reglas del juego y no inventándolas a su conveniencia".
El gobierno central adoptará mañana los próximos pasos tras consultar con los líderes de los distintos partidos políticos. Rajoy, señaló Sáenz de Santamaría, quiere "el máximo consenso político" para su reacción.
Rajoy comparecerá además mañana a petición propia en el Congreso de los Diputados en Madrid para informar de la situación.

Comentarios