Ovación
Jueves 16 de Marzo de 2017

Los dirigentes leprosos y canallas no quieren que sus hinchadas viajen como visitantes

A Central y a Newell's no les conviene que sus hinchas puedan viajar, no sólo por el tema seguridad si no por el gasto que deben afrontar.

A Central y a Newell's no les conviene que sus hinchas puedan viajar, no sólo por el tema seguridad si no por el gasto que deben afrontar.

El tema visitantes es algo que siempre está en escena y cada tanto aparece el reclamo para que todo vuelva a ser como era antes. El leitmotiv es recuperar el clásico folclore que supo embellecer al fútbol, ese mismo que se apagó por culpa de unos pocos violentos y la impericia del Estado para frenar la locura. Ahora existe una gran pregunta también para tener muy en cuenta: ¿quieren los dirigentes que sus hinchas vayan de visitantes? La respuesta es simple: no. Más allá de que nadie lo haga público y se hable de las posibilidades de que algunas veces puedan viajar los simpatizantes para acompañar a su equipo, lo cierto es que por lo bajo la gran mayoría no hace demasiada fuerza para lograr ese cometido. Y tienen sus razones fundamentadas. Por un lado, hay un impedimento de los encargados de seguridad. Por el otro, y principal, es que a los clubes no les conviene desde lo económico porque tienen que bancar a las barras.

Los pedidos se llevan adelante, aunque en muchas ocasiones con el fin de demostrar que se hace la gestión más que con deseos de lograr la aprobación. "La mayoría de los encuentros se juegan sin visitantes por una determinación dirigencial. En privado muchos dicen que no tienen intenciones de que viajen sus hinchas", reconoció una fuente que está al tanto de todos los movimientos que llevan adelante las entidades de la ciudad con respecto a un tema candente.

En los casos de Central y Newell's hay posturas claras con respecto a los visitantes. Las dirigencias de los dos clubes no quieren recibir hinchas ya que por sí solos llenan sus canchas. Que arriben de otros equipos no sólo les sacaría un lugar importante en las canchas si no que también aumentaría el costo de los operativos de seguridad. La postura es razonable, entendible desde ese aspecto y están en lo cierto. Esta misma posición tienen otras instituciones poderosas, aunque aquellos que nunca completan sus estadios recibirían con gusto simpatizantes visitantes de clubes con gran convocatoria (ver aparte).

Los directivos, tanto rojinegros como canallas, tampoco desean con desesperación que sus hinchas puedan viajar. No sólo por el tema central de la violencia, si no por el gasto que eso genera. Por un lado para la entidad que será anfitriona, que debe aumentar el operativo y, por ende, sufrir una erogación de dinero mayor. Y por el otro, para los directivos rosarinos que tienen que colaborar con los viáticos y entradas. El desembolso es alto y cuando las cuentas bancarias están en rojo todo eso es mucho más complejo. Por ejemplo, Newell's hoy no está en condiciones económicas como para ayudar a los muchachos.

"Nadie les quiere pagar a los músicos por su música", ironizaron en torno a una cuestión de antaño como la banca de los clubes hacia los barras, algo que permanece inalterable y sin chances de solución. Tampoco, es cierto, no se realizan demasiados esfuerzos para alcanzarla.

River estará acompañado en Lanús

River tendrá a su hinchada cuando enfrente a Lanús el próximo martes, a las 21.15, ya que los dirigentes del granate le darán casi 11.000 localidades. Ruso, presidente de Lanús, confirmó que la Aprevide dio el visto bueno para que estén ambas parcialidades. Con este escenario, habrá 10 mil populares y 800 plateas a disposición de los millonarios. En este caso, a Lanús le conviene que lleguen hinchas de otros clubes para de esa manera tener una buena recaudación cuando llega un grande a su cancha. Lo mismo sucedió el fin de semana cuando los xeneizes colmaron el estadio de Banfield.

Comentarios