Ovación
Miércoles 04 de Octubre de 2017

Los canallas vienen con ritmo arrollador pese a jugar con pibes

La segunda edición de la Copa Santa Fe tiene a Central como protagonista excluyente.

La segunda edición de la Copa Santa Fe tiene a Central como protagonista excluyente. Sea por resultados. También por rendimiento. El periplo auriazul arrancó a toda orquesta en el Gigante contra el también representativo local Alianza Sport. Luego llegó el momento de medir potencia ante Unión, a partido de ida y vuelta. Y el equipo juvenil de Leo Fernández no se apichonó. Lo dejó en el camino con firmeza y contundencia. Ya en semifinales fue turno de recibir a Atlético San Jorge, que acarreaba un invicto de 16 presentaciones. Pero los chicos ratificaron sus intenciones y hambre de gloria. Dejaron a los uruguayos en el camino con facilidad fruto del 5 a 2 y llegaron a la final. La misma que buscarán abrochar ante Atlético de Rafaela para darle al menos una pequeña alegría al club.

El estreno copero fue octavos de final, es decir poco días después de haber arrancando la pretemporada. Y lo hizo a paso redoblado. Central se presentó en Arroyito el pasado 22 de julio. Recibió a un Alianza Sport que aguantó hasta donde le dio la nafta. Jugó con orgullo, pero no pudo hacer nada ante semejante superioridad canalla. El triunfo local fue contundente: 4 a 0, con dos goles de Ijiel Protti, Diego Becker y Joaquín Pereyra.

Después llegó el turno de afrontar los cuartos de final frente a Unión, que pintaba como para dejar en el camino a los juveniles porque Leonardo Madelón apostó por la base de la primera para este desafío. Sin embargo, los pibes fueron al frente como verdaderos guerreros y terminaron imponiéndose en los dos desafíos.

El sábado 29 de julio fue el cotejo de ida. Y Central se impuso 2 a 0, con gritos del atacante Rodrigo Migone y del zaguero central Fernando Alarcón, quien hoy está en Villa Dálmine a préstamo. Ese día además el punta Agustín Coscia erró un penal.

Luego llegó el momento de ir al estadio 23 de Abril. Otra vez el canalla izó la bandera del triunfo. Lo hizo por la mínima diferencia con un tanto que facturó Ijiel Protti. El mismo delantero que venía de ser cedido a Talleres y hacía fuerza para quedarse en base a goles.

Mientras que la semifinal terminó siendo un trámite sin aduana para los dirigidos por Leo Fernández. Porque liquidaron la serie con autoridad y facilidad. Fue 5 a 2 ante Atlético San Jorge, que venía tumbando muñecos. De hecho, acumulaba 16 partidos invictos. Hasta que se topó con este piberío.

Central lo goleó 5 a 2 la tarde del 12 agosto. Ijiel Protti, quien luego terminó emigrando a Chacarita, facturó por partida doble. Agustín Coscia, Matías Palavecino y Diego Becker completaron la obra, pese a que el marco ese sábado lo puso el elenco uruguayo, que copó el Gigante.

Y así fue el paso de la reserva canalla en su camino hasta llegar a esta final. Con tenacidad y contundencia. Claro que para obtener el máximo objetivo le quedan dar dos pasos más. Porque la final contra Atlético de Rafaela será a partido de ida y vuelta.

Esta noche afrontará el primer chico de la llave en la Perla del Oeste. Central buscará hacer pata ancha para luego sí buscar coronar esta gran campaña en el Gigante, el próximo viernes 20.

Comentarios