Ovación
Lunes 19 de Diciembre de 2016

Lo más alto posible

Los Leoncitos terminaron quintos en el Mundial. Fue el objetivo cuando se escapó la semi

Terminó la incursión de Los Leoncitos en el Mundial Sub 21 de Lucknow, India. Y terminó de la mejor manera posible, consiguiendo el quinto puesto, el más alto al que se podía aspirar después de haber quedado en el umbral de las semifinales. Ayer, el conjunto albiceleste, quien tuvo al rosarino Nicolás Acosta como titular en todo el torneo, se impuso a España por 2 a 1 e igualó la tercera mejor marca argentina en una Copa del Mundo.

   En la última jornada de competencia el equipo dirigido por Mariano Ronconi y Javier Braña se puso en ventaja con goles de Nicolás Keenan y Tomás Domene, a través de un córner corto, mientras que Marc Perellon descontó para el conjunto español.

   Argentina igualó así su tercera mejor actuación histórica en torneos de esta categoría, en la que se consagró campeón en 2005 con un plantel integrado por varios de los jugadores que este año ganaron la medalla dorada en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, como el rosarino Manuel Brunet, que compartió equipo con otro rosarino, Tomás Alonso. Después fue 2º en Hobart 2001 y 5º en Malasia 1989 y Barcelona 1993.

   Caer en cuartos de final ante Bélgica fue lo más duro que les tocó a Los Leoncitos en este Mundial. Tenían aspiraciones grandes y a dos minutos del final de ese partido, cuando parecía que se lo llevaban sufrieron un empate que los catapultó a jugar por puestos de "abajo". Tras la igualdad en uno Argentina perdió en los penales y rifó su suerte.

   El Sub 21, sin embargo, debió redefinir el nuevo objetivo y era quedar lo más arriba posible. O sea, quintos. Le ganaron en un muy buen partido a Inglaterra por 3 a 0 (Nico Acosta abrió el marcador) y ayer hicieron lo propio con España por 2 a 1, dando otra muestra de carácter a pesar de que esto no era lo que iban a buscar pudieron responder positivamente.

   Las caras de satisfacción y las sonrisas del final demostraron que las sensaciones últimas no fueron tan malas y que el torneo se cerró lo mejor posible. Estos Leoncitos consiguieron en mayo el título en el Panamericano de Toronto, que les dio su lugar en este Mundial y lo hicieron con una holgura que hasta parece fuera de la realidad. Salvo EEUU o Canadá, con atisbos, pueden hacerle un poquito de fuerza al seleccionado argentino. El resto de los rivales son demasiado inferiores. Había que concretar el título sabiendo eso, que a veces hasta puede funcionar como factor de presión, pero no tuvieron drama.

   La llegada al Mundial, con rivales de otra envergadura, los ubicaba también en un lugar de incógnita. Habitualmente los seleccionados juniors argentinos no tienen la chance de competir con contrincantes de verdadero nivel, con los que luego pelean en las grandes competencias. Por eso, más allá del quinto puesto, lo de Los Leoncitos en India fue bueno desde el juego y el nivel: ninguno lo pasó por arriba. Y a fin de cuentas terminó el torneo perdiendo un sólo partido (1-2 con Australia). Cayó con Bélgica pero en penales: el tiempo reglamentario terminó 1 a 1. Incluso, Bélgica terminó como subcampeón, otro punto para utilizar de parámetro.

   En el mejor año del hockey argentino, que incluyó el oro olímpico conseguido por Los Leones, el título Mundial de Las Leoncitas y el Champions Trophy de Las Leonas, Los Leoncitos hicieron también lo suyo. No traen premio en medalla, pero también valen los aplausos. El más importante, el que se les podría regalar por ser una camada que pinta tener, mucho futuro. Indudable alimento del seleccionado mayor. India se consagró en el torneo al vencer por 2 a 1 a Bélgica y Alemania completó el podio: 3 a 0 sobre Australia.

Comentarios