Ovación
Jueves 24 de Agosto de 2017

Licencia para jugar

Los clubes para competir deberán cumplir con el nuevo régimen que establece exigencias financieras, deportivas y estructurales

El fútbol argentino se organiza por voluntad propia o la Conmebol lo empuja a hacerlo. Y bajo este concepto es que a partir de ahora cada club deberá gestionar su licencia para jugar, la que será otorgada en forma anual y por temporada, bajo estrictos requisitos y sin la cual no podrán participar no sólo en los torneos internacionales sino tampoco en los nacionales.
   Este reglamento de licencias de clubes fue establecido por el ente sudamericano para ajustarse a la normativa fijada por Fifa y la AFA ya ordenó el procedimiento respectivo para que la Superliga lo implemente a la brevedad.
   La obligatoriedad de las licencias para poder competir presenta un enorme desafío para las administraciones desprolijas de muchos clubes, ya que para poder obtenerla tendrán que resolver serios problemas estructurales de gestión e infraestructura.
   Los clubes de primera división deberán reunir los requisitos para la próxima temporada (2018/2019), no obstante entre septiembre y octubre la AFA desarrollará un procedimiento de licenciamiento extraordinario para las primeras 13 entidades que culminaron en la tabla de posiciones de la temporada pasada (entre los que están Newell's y Central), ya que son las clasificadas o con chances de serlo a las copas Sudamericana y Libertadores 2018. Claro que para tener esa licencia tendrán que ajustarse a la nueva norma.
   El nuevo régimen de licenciamiento subraya cosas determinantes, como que será fundamental no tener deudas vencidas y que todos los contratos estén al día.
   Entre los objetivos que se plantea asoman como los más trascendentes promover la transparencia en la propiedad y control de los clubes mediante el tan mentado fair play financiero, mejorar la capacidad económica y financiera de cada entidad, fomentar la inversión en infraestructura, contar con estadios y campos de entrenamiento, incentivar el desarrollo de las divisiones juveniles, elevar el nivel del profesionalismo en la administración contable, jurídica y general en cada institución.
   Es por ello que entre los requisitos no sólo asoman cuestiones razonables como la de tener al día los pagos de los salarios de los jugadores y empleados en general, sino que también se menciona la obligatoriedad de la documentación prespuestaria y contable, la información jurídica pertinente, la necesidad de contar con las divisiones inferiores con sus respectivos profesionales técnicos y médicos, un campo de entrenamiento con las instalaciones adecuadas, seguro médico para todos los futbolistas de las diferentes divisiones, un equipo de futsal, un equipo de fútbol playa, un equipo de fútbol femenino, un gerente general, un director de marketing y también un responsable de prensa.
   En cuanto al estadio, el régimen de otorgamiento de licencias para clubes impone un estadio propio o el contrato de alquiler no inferior a dos años de duración, poniendo como condición la existencia de un generador de electricidad, una sala de control antidóping, salas de primeros auxilios como así los sectores exclusivos para la prensa y espacios delimitados y seguros para el equipo visitante y sus simpatizantes.
   Con respecto a las capacidades de los estadios, la Conmebol fijó los mínimos exigibles para los torneos nacionales e internacionales, no estableciendo la obligatoriedad de que todos los asistentes estén sentados, ya que a excepción de los mundiales la Fifa sugiere esta modalidad pero no la impone.
   Claro que si bien la Superliga tendrá a su cargo el procedimiento de otorgamiento de las licencias a los clubes de primera división será la AFA la que tendrá a su cargo la supervisión y control, quedando establecido que las sanciones serán aplicadas por los organismos ya constituidos en el fútbol argentino.
   Cabe destacar que el no otorgamiento o suspensión de una licencia implica no poder competir, costo que se eroga con puntos, mientras que el incumplimiento de determinadas pautas prevé amonestaciones o multas económicas.
   Las licencias también serán exigibles para los clubes de la B Nacional y el resto de las categorías de ascenso, pero su implementación será realizada desde 2019 y en forma gradual en los años siguientes.


Comentarios