Ovación
Miércoles 17 de Mayo de 2017

Las palabras de Román hacen eco

Habló de Boca pero Newell's puede usar sus dichos para reaccionar.

Cuando sale a hablar Juan Román Riquelme tiembla el mundo Boca. Mucho más cuando lo hace después de una derrota tan dura como la del domingo último en el superclásico. Sus palabras, más allá de las intenciones que siempre parecen subyacer, tienen contenido y suelen expandirse como un virus. Nunca pasan desapercibidas, para bien o para mal de a quién vayan dirigidas. Radiografiado el contexto, vale decir que las efectuadas ayer guardan la sencillez de llamar a las cosas por su nombre. Y en este caso, en vistas de que el próximo enfrentamiento xeneize será nada menos que ante Newell's, bien vale echarles una mirada para que ese volver a enfocarse que propone el mítico Román también les quepa a los leprosos.

A Boca y Newell's, además de la coincidencia de jugar el domingo en la Bombonera, los une el pasado reciente. Los dos perdieron, sin margen para la discusión, ante sus clásicos rivales y en su cancha. Además, por el mismo marcador. Y de la misma forma, como tan bien lo reflejó Riquelme ayer en una entrevista a un medio de Buenos Aires: "Para mí no fue raro perder. Ganó River. Ganó el que mejor jugó. Hay que aceptarlo y no darle tanta vuelta. Es un juego. Gana el que mejor juega. Debemos aceptarlo y mirar hacia adelante", expresó. La frase le cuadra perfectamente al equipo de Diego Osella ante Central.

Y en eso de "mirar hacia adelante", Riquelme graficó perfectamente la importancia que le da a Newell's: "Si Boca gana el domingo, sale campeón". Esto es, interpreta perfectamente que, aún golpeado por la derrota, los rojinegros son de temer y no por nada siguen a 4 puntos del puntero.

El problema rojinegro es que también se lo crea. Que así como Riquelme lo que hizo fue rápidamente trasladar la importancia de lo jugado a lo por jugar, del mismo modo lo haga el equipo de Osella. Si se enfoca enseguida en que lo mejor que puede pasarle es enfrentar ya al líder, aún podrá pelearla. Como dijo Román, al fin esto es un juego. Y todo puede pasar.

Comentarios