Ovación
Miércoles 29 de Marzo de 2017

La selección de Bauza sin Messi y en el repechaje

La Fifa lo suspendió por 4 fechas. Con la Pulga afuera, Argentina cayó en Bolivia y sumó dudas para llegar al Mundial

Lo que comienza mal, termina peor. Argentina tuvo un paso negativo por La Paz. Desde la merma del plantel por futbolistas suspendidos y lesionados el jueves contra Chile, pasando por la inesperada sanción de cuatro fechas a Lionel Messi en la mañana de ayer, hasta un conjunto incapaz de afrontar a la altura de las circunstancias un partido jugado justamente en la altura. El saldo es malo, a tal punto que volvió a caer en el repechaje, como había arrancado en esta doble fecha de eliminatorias. Incluso se sembraron dudas sobre la continuidad del DT Edgardo Bauza.

Nombres más o nombres menos, discutidos unos o indiscutidos otros, la ausencia de siete futbolistas resintió el funcionamiento. Ayer Mustacchio jugó por debajo de lo que acostumbra Otamendi y Roncaglia fue una sombra de Mercado. Pizarro no tuvo la presencia de Mascherano y Enzo Pérez tampoco el rigor táctico de Biglia. Si se agrega que faltó un irremplazable como Messi, es evidente que se dio una gran ventaja.

El juego de Argentina pasaba por quitarle ritmo al partido, hacerse de la pelota y jugar a lo que mayormente le convenía. La intención era no sufrir el desgaste y terminar ahogado. A partir de esa idea, de tenerla y retener el juego, Messi hubiese sido importantísimo. Se sabe que cuando la pelota pasa por la Pulga, el resto descansa. Y siempre inventa una jugada a pura intuición capaz de reportarle los mejores dividendos. Messi faltó ayer y con el resultado puesto quedó aún más en evidencia lo que hubiera influido en el trámite. Es que su sola presencia intimida a los rivales, les exige mayores recaudos, les requiere destinarles más de un futbolista para marcarlo.

No es casual que cuando juega, la Argentina tiene mejores resultados. Sin él, la cosa cambia. Argentina se vuelve un seleccionado vulnerable, sin sorpresa, sin imaginación. Y de andar dubitativo en estas eliminatorias, a tal punto que se abre el interrogante sobre la clasificación al Mundial de Rusia. Por eso, casi se suplica la vuelta de Messi. Como pasó cuando anunció que dejaba la selección.

Angel Correa fue el elegido por Bauza para suplantar ayer Messi. Fue el cambio de un rosarino por otro. Pero en la cancha, el atacante de Atlético de Madrid no rindió ni mostró el desequilibrio que lo llevó a Europa.

Argentina recién pudo desarrollar su fútbol de a ratos, pero cuando ya estaba abajo 2 a 0 y Bolivia había bajado su nivel.

La postura del seleccionado argentino había sido entendible. El plan había sido claro. Le faltó los intérpretes adecuados. Los únicos que aprobaron fueron Angel Di María y Ever Banega. Los demás no dieron el piné contra un seleccionado boliviano que fue superior, aunque no se debe olvidar que es de los peores conjuntos de la eliminatoria.

Argentina perdió no sólo el partido sino el tercer puesto. Se ubica quinto, otra vez en zona de repechaje. Le quedan por delante cuatro finales, y por el momento tres más sin Messi, si es que no se revierte el fallo. Preocupante.

Leo vio el partido en el vestuario

Lionel Messi viajó junto a sus compañeros en el vuelo desde Santa Cruz a La Paz y llegó al estadio vestido con ropa de selección. Entró al vestuario sin dar declaraciones. Y allí Leo siguió el partido desde el vestuario, por televisión, acompañado por Marcelo Tinelli y Jorge Miadosqui, de AFA. Le ofrecieron ir a un palco para ver el partido, pero no aceptó. La gente se preguntaba dónde estaba Messi.

Comentarios